“Tengo que ir a trabajar para que coman mis hijos”

Madre de tres hijos de 10, 8 y 6 años habla de lo complicado que es dar seguimiento a una demanda alimenticia.
Alicia Martínez prefi ere buscar el sustento que ir a la Agencia del MP.
Alicia Martínez prefiere buscar el sustento que ir a la Agencia del MP. (Yazmín Sánchez)

Tampico

Debido a la situación de abandono, difícilmente el padre que se queda con los hijos puede darse a la tarea de concentrarse en un proceso penal, tienen que trabajar para sacar adelante a la familia, por eso no siempre se da tiempo para acudir en a una agencia del ministerio público o a un juzgado para aportar pruebas.

Por ese motivo, muchos de los procesos quedan truncados y los responsables sin castigo ni obligación.

Alicia Martínez Alba, presentó una denuncia en contra de su ex esposo al que acusa de Abandono de Obligaciones Alimenticias, luego que al divorcio, se comprometió a proporcionarle los recursos para el sustento de sus tres hijos y a la fecha, luego de cinco meses, no ha cumplido.

"Sí presenté la denuncia ante la Agencia de Protección a la Familia con el fin de que sea consignado, pero tengo que trabajar, no tengo tiempo de ir a ver a la licenciada en las fechas que me dice, no puedo cruzarme de brazos, dedicarme a ofrecer pruebas y esperar a que el juez pida que lo detengan y que me pague, mis hijos tienen que comer y si no trabajo, pues no comen y de aquí a que termine ese proceso y me pague pues mis hijos no podrán comer". Agregó que no tiene abogado. "También cobran y no tengo para comer, menos para pagarle al licenciado, necesito actas de nacimiento de mis hijos y también cuestan, es difícil para una cuando no tiene otro ingreso que el de su trabajo".

SE CASÓ A LOS 20

Alicia es una mujer joven, 30 años de edad. Estudió la preparatoria y ya no continuó porque a la par trabajaba en el área administrativa de un almacén donde conoció a su ex pareja, 10 años mayor que ella. Se casaron, dejó de trabajar a petición de él y vivieron un tiempo tranquilos; hasta poco después de que naciera el tercero de sus hijos fue que las cosas cambiaron.

Asegura que fueron periodos intermitentes: "De repente me sentía prisionera, pero luego que le reclamaba las cosas cambiaban y me trataba mejor.

Decía que por el trabajo, pero yo veía que él sí se divertía y nos descuidaba, llegaba tarde sobre todo los fines de semana, mientras yo me ocupaba de los niños, creo que por eso aprendí a valorarlos más que él... fueron casi cinco años así hasta que me cansé y de plano lo corrí".

Los hijos de Alicia ahora tienen 10, 8 y 6 años de edad, todos estudian la primaria y desde hace un año no cuentan con el apoyo del que fuera el jefe de la familia debido a que por "diferencias irreconciliables", según quedó establecido en el acta de divorcio, dieron por terminado su matrimonio.

"Él confundió terminar conmigo y terminar con sus obligaciones para con sus hijos, cree que como no tenemos ya relación como marido y mujer, tampoco hay obligación para con los niños y no, fue por eso que opté por denunciar pues además, fue él quien decidió abandonar la casa, prefirió continuar con su vida como si fuera soltero como lo intentó estando en familia y por eso ya no quise seguir con él".

Añade que luego de soportar un buen rato a su ex pareja, hace más de un año que se separaron, pero aún molesto, se comprometió a apoyarles con el sustento y lo hizo por casi medio año pero que cada vez eran más espaciados los apoyos hasta que definitivamente desaparecieron. Por lo anterior, tuvo que proceder legalmente en contra de su ex esposo quien ahora, asegura que se encuentra hasta sin trabajo.

"Como no tengo pruebas a qué voy a la Agencia de Protección a la Familia, mejor si en algún momento puedo darme la vuelta con algún documento o dato para apoyar el proceso, pues me lanzo; de momento no... creo que esto va a tardar...", indicó un tanto resignada con respecto al proceso legal, pero asegura estar preparada para dar a sus hijos lo necesario al grado que tiene la intención de seguirse preparando por lo menos con una carrera técnica para aumentar sus ingresos.

Ante la posibilidad de acudir a un bufete jurídico gratuito, dejó abierta la posibilidad al señalar que esa podría ser una buena opción para hacer que su ex esposo cumpla con lo que le corresponde.