Firmarán acuerdo social contra la deforestación

Una inversión en zonas de alta pobreza de la costa es complemento necesario a los proyectos económicos para evitar la destrucción de bosques y selvas
Ya está armada la estrategia para atender a más de 90 mil jaliscienses de más de 600 localidades marginadas en las cuencas de la costa de Jalisco
Ya está armada la estrategia para atender a más de 90 mil jaliscienses de más de 600 localidades marginadas en las cuencas de la costa de Jalisco (Agustín del Castillo)

Guadalajara

Menos pobreza lleva a más conservación. Esta es la premisa básica de la coordinación que está a punto de derivar en la firma de un acuerdo de trabajo conjunto entre las secretarías de Desarrollo e Integración Social (Sedis), responsable de atender a los jaliscienses más marginados, y la de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), cuya tarea es preservar el patrimonio natural y que este sea una palanca eficaz de desarrollo.

Ya está armada la estrategia para atender a más de 90 mil jaliscienses de más de 600 localidades marginadas en las cuencas de la costa de Jalisco, entre el río Ameca al norte, y el río Marabasco, al sur, así como la regiones que irrigan los ríos Ayuquila y Coahuayana, en el sur de Jalisco.

La idea es generar proyectos productivos de largo aliento, ante la evidencia de que el éxito de estos deriva en una de las premisas básicas de la sustentabilidad: la equidad social como efecto de una economía justa y un medio sano, destaca la directora de producción y productividad forestal de la Semadet, Carmen Gómez Lozano.

"La Semadet se encarga de articular los apoyos, para que en lugar de que se pulvericen, se concentren en un mismo objetivo, y tener resultados a corto y mediano plazo; el objetivo de detener la deforestación y de degradación nos ha llevado a ver todos los componentes de causas directas y subyacentes; tenemos entre esto un trabajo con la Sedis para concatenar los apoyos, obviamente no es al margen de lo que se hace con Desarrollo Rural y la Comisión Nacional Forestal, sino por el contrario, juntos hacen sentido", explica.

Si con la Seder y la Conafor se atacan las causas directas de la deforestación, con la Sedis se va a causas subyacentes; "se trabaja con grupos vulnerables, principalmente mujeres y con jóvenes; la idea es ofrecer alternativas en la misma área de intervención, en polígonos que tienen inversiones previas de esos actores, y complementarlas con una inversión social, ya con la gente que tiene dificultades para acceder a apoyos porque normalmente las mujeres y los jóvenes avecindados tiene dificultades para demostrar la propiedad de los terrenos, pero no por eso dejan de interactuar con los bosques; por eso buscamos que hagan proyectos productivos relacionados con bosques, pero que tengan un valor agregado y alternativas".

Hay tantos tipos como los recursos y la cultura de las personas lo permiten; "grupos de mujeres que trabajan la grana cochinilla, la miel, flores ornamentales, palma, proyectos con productos no maderables son difíciles de trabajar a veces los no maderables; nos hemos dado cuenta de la relación entre grupos de mujeres y productos no maderables, y lo aprovechamos".

Precisa que el universo de atención con la Sedis son 663 localidades que tienen 95 mil habitantes, particularmente 46 mil mujeres, en estos polígonos [...] en lugar de tener muchos apoyos chiquitos en el estado, tenemos una zona con un objetivo, que es detener la deforestación, y se tiene previamente la integración de cuatro asociaciones intermunicipales, con quienes acordamos que fueran municipios con alta o muy alta marginalidad, está por firmarse el convenio, pero puedo adelantar que hay al menos 17 proyectos en este primer ejercicio".