Se defiende Metro Meters, peleará vs el ayuntamiento tapatío

La empresa, que labora desde el 2010, asegura haber cumplido con todas las disposiciones de la concesión de parquímetros y no la entregará al municipio.
La empresa entregaba 50% de ingresos al municipio.
La empresa entregaba 50% de ingresos al municipio. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Ante el anuncio del gobierno tapatío para iniciar la revocación de la concesión de parquímetros a Metro Meters, la empresa dejó en claro que no renunciarán al contrato, al menos no en las condiciones que pide el municipio y a través de su representante legal en Guadalajara, Sergio Sepúlveda, externaron que los señalamientos de la autoridad son “infundados” y aseguran cumplimiento en todos los aspectos que les corresponden.

En entrevista para MILENIO RADIO, el representante legal de la concesionaría negó que se haya omitido algún pago y que la cantidad que corresponde a Guadalajara se entrega íntegra.

Señaló que cuentan con “estudios actuariales, se les está entregando completamente la participación pactada en el contrato (50 por ciento), no se les está entregando menos”, agregó también que el ayuntamiento les había quitado las facultades para aplicar multas por diversas infracciones viales, algo que calificó como irregular.

Desde la perspectiva de Metro Meters, los llamados “franeleros” merman el ingreso que generan los estacionómetros y pese a que han hecho diversas solicitudes de intervención al municipio para erradicar este problema, la respuesta ha sido nula, “en las 35 zonas donde nosotros trabajamos tenemos un censo de 270 personas de estas denominadas micro mafias, con apellidos, nombres y hasta alias”.

En cuanto a la modernización de sus equipos, señaló que el avance es de un estimado del 30 por ciento, y no han logrado un número mayor debido a que Guadalajara no ha dado el visto bueno a las propuestas de actualizaciones que la empresa presenta.

Sobre la clausura de las oficinas de Metro Meters, Sergio Sepúlveda aceptó que la empresa carece de la licencia de operación correspondiente, y explicó que los trabajadores de campo realizan sus labores de manera habitual, “la estrategia jurídica ya se está llevando a cabo”, y será a través de una rueda de prensa para la próxima semana, por medio de la cual Metro Meters explique la ruta que seguirán en este conflicto con el municipio.

Por su parte, el regidor Marco Valerio Pérez Gollaz, indicó que cada uno de los puntos señalados como motivos para prescindir del servicio de la concesionaria, serán correctamente fundamentados en el proceso de revocación de la concesión, pero no hay marcha atrás en cuanto a la decisión que han tomado, por lo que el siguiente paso será someter a la aprobación del pleno del ayuntamiento, el arranque formal del proceso, a la par de que la Contraloría municipal arrancó ayer una auditoría fiscal.

La concesión con Metro Meters no es la única sometida a una revisión por parte de la autoridad municipal, “lo dije desde el primer día de la Administración, vamos a revisar todas y cada una de las concesiones de Guadalajara”, señaló el alcalde Enrique Alfaro al respecto.

Aportó datos de los parquímetros para demostrar “el tamaño del desfalco”, al explicar que la empresa reportó una ocupación por parquímetro, de 1.3 horas por estacionómetro al día, en tanto que estudios de la dirección de movilidad demuestran que la ocupación estimada de es de 3.6 horas por cada una de las 5,693 máquinas instaladas.

Sobre el modelo que debe existir en Guadalajara para regular el estacionamiento en vía pública, el mandatario dijo no tener aún un proyecto específico.

“No sabemos si lo concesionaríamos de nuevo o si lo asumiría el municipio”, pero sea cual sea la decisión, tendrá que tratarse de un modelo moderno que le aporte orden a la ciudad.

La determinación del alcalde para echar atrás esta concesión fue bien vista por la fracción edilicia del Partido Acción Nacional, que a través de su coordinador, Alfonso Petersen Farah, se dijo “en contra de usar ese tipo de  medidas con fines mediáticos” pero “completamente a favor” de que se revisen todas las concesiones y se exija el cumplimiento cabal del contrato.