Declaran “monumento a la corrupción” a obra de Leones

Regidores del PRI insisten en que el paso a desnivel tuvo un sobrecosto de 113 millones de pesos aunque se construyó de manera deficiente. 
La placa fue colocada en la pared norte del paso deprimido.
La placa fue colocada en la pared norte del paso deprimido. (Foto: Ricardo Alanís)

Monterrey

Por considerar que la obra se hizo de manera deficiente, los regidores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Monterrey colocaron en una placa en la pared del paso a desnivel de Leones y Sevilla, donde declaran a esta construcción como "un monumento a la corrupción".

Los ediles denuncian que, además, continúan sin recibir la información sobre los pormenores de esta obra por parte del secretario de Obras Públicas de Monterrey, Alberto Medrano, ya que los remitió a un Comité de Análisis y Evaluación de Proyectos de Asociación Público-Privada, para que sea ese organismo el que les informe.

Los priistas colocaron un pegote a manera de placa, en el cual se leía: "Monumento de corrupción e ineptitud. Administración municipal de Margarita Arellanes. Monterrey, ¿la casa de todos?".

Los regidores explicaron que pidieron los pormenores de la obra debido a que la información que poseen señala que el paso a desnivel tuvo un primer sobrecosto de 98 millones de pesos, pero posteriormente se agregaron tres obras menores adicionales, con lo que sube 15 millones más, para quedar en 113 millones de pesos.

Sin embargo, como está contratada mediante el esquema de Asociación Público-Privada, es decir, a pagarse en un plazo de 10 años, ya con los intereses subiría casi a los 200 millones de pesos, cuando, según los regidores, al contado se pudo haber pagado en 77 millones.

"Los regidores del PRI hemos sido insistentes en que nos abran la información de esta obra. El 17 de diciembre estuvimos ante la Secretaría de Obras Públicas pidiendo información, y ya tenemos la contestación del secretario, fechada el día 19 y que la entregaron la semana pasada, donde nos niegan por doceava ocasión la información que corresponde al expediente técnico, el presupuesto de la obra y el proyecto, que es lo que mínimamente debe estar a la vista de todos para corroborar qué es lo que se está haciendo.

"Nos llama nuevamente la atención que, además de los sobrecostos, además de los 15 millones de pesos en obras que debieron haber estado incorporadas, pues ahora ya no sirven tampoco porque se está inundando el puente con estas poquitas lluvias, ¿qué es lo que nos espera con lluvias más fuertes?", señalaron los priistas mediante un comunicado.

Cuestionan promesas de campaña

A una semana de que Margarita Arellanes dejó la administración municipal de Monterrey para buscar la candidatura del PAN a la gubernatura, el grupo de regidores del PRI cuestionó que la edil con licencia haya incumplido con promesas de campaña como el segundo piso en Gonzalitos y la contratación de más de dos mil elementos para la Policía de Monterrey.

Mediante un comunicado, los priistas señalan que tampoco cumplió con la promesa de no "chapulinear", ya que a menos de un año de que concluya su gestión, dejó la alcaldía.

"Ganó la ambición más que el beneficio de los regiomontanos, a la señora le ganó más ese sentido. Efectivamente hubo proyectos que prometió en campaña: el primero no chapulinear, y chapulineó; el segundo fue el segundo piso de Gonzalitos, en el que no estamos de acuerdo, pero que ni siquiera nos presentó un proyecto.

"Tercero: nos prometió e materia de seguridad una corporación de dos mil 500 a tres mil policías, no llegamos más que a mil; en Tránsito nos prometió una nueva corporación y hay 200 elementos de Tránsito para todo Monterrey, cuando hace 20 años había 900", citan los priistas.

Mencionaron que además se comprometió en campaña a invertir 4 mil 500 millones de pesos en obra pública y según citaron, no llegó a los mil millones de pesos.

"Ya dejamos muy clara nuestra posición desde noviembre, con motivo del segundo año para nosotros esos dos años que encabezó Margarita Arellanes fueron tiempo perdido para Monterrey, donde una muy escasa obra pública y la poca que hay es la de los cuestionamientos.

"En seguridad pública, si bien han bajado los índices delictivos, hay que recordar que esto obedece a que las dos terceras partes de la seguridad se debe a la presencia de Fuerza Civil, no por la Policía de Monterrey, y en lo que sí ha abundado mucho es a las asignaciones directas, a la evasión de licitaciones, mucho problema en comercio. Ahí están las evidencias y que sean los regiomontanos quienes las juzguen".

Los regidores del PRI consideran que en 2015 continuará el desatino y la discrecionalidad en el manejo de los recursos, además de una deficiente planeación.