Vecinos de Poncitlán temen perder terapias para daño renal

Este lunes termina el apoyo que les otorgó el IJAS por 4 meses para pago de hemodiálisis, transporte, comida y otras medicinas.

Guadalajara

Enfermos renales que viven en San Pedro Itzicán y poblaciones del municipio de Poncitlán, temen perder el apoyo para costear las terapias que requieren para tratar su padecimiento, pues está por vencerse el apoyo que por cuatro meses les otorgó el gobierno del estado, vía el Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS).

Enrique Lira Coronado, coordinador de Enlace Institucional y Comunitario del Foro Socioambiental GDL, dio a conocer que el plazo se termina este lunes 26 de diciembre.

TE RECOMENDAMOS: Ante daño renal, continúan estudios en San Pedro Itzicán

"Para los enfermos renales no hay vacaciones de hemodiálisis. Les urgen 3 sesiones por semana con costos de casi 5 mil pesos por semana entre hemodiálisis, transporte, comida y otras medicinas de por vida que no cubre el Seguro Popular", expuso el activista a través de un comunicado de prensa.

El activista da cuenta del envío de correos con carácter de urgente, fechados este 24 de diciembre y dirigidos a diversas autoridades que participan en la atención de la problemática en esta región de La Ciénega, donde se ha denunciado un elevado número de personas con daño renal, incluidos niños, que han fallecido por esta causa y que los pobladores han achacado al agua de los pozos que abastecen sus hogares.

TE RECOMENDAMOS: Poncitlán: entre enfermedad y miseria

Enrique Lira recalcó que proyectado estadísticamente, la incidencia de enfermedad renal en el poblado Agua Caliente equivaldría a 18 mil casos por millón de habitantes; "además de muchos nacidos con daño fetal a partir de que se les está enviando agua termal y con elementos químicos y bacteriológicos fuera de norma a la red pública".

Al respecto, las autoridades de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) reiteraron la postura que han mantenido todo el año: que el daño renal es multifactorial y no se puede adjudicar al agua de consumo doméstico.

Lira Coronado solicitó entre varios puntos que se agilice la perforación y conexión a la red pública de los tres pozos de agua fría "realmente potable" para los cinco pueblos de Agua Caliente, Chalpicote, San Pedro Itzicán, La Zapotera y Santa María de la Joya.

El correo con la solicitud de apoyo lo dirigió al presidente municipal, Juan Carlos Montes; a los secretarios de Salud, Antonio Cruces Mada y Desarrollo e Integración Social, Miguel Castro Reynoso; a la directora del IJAS, María Luisa Urrea; a la diputada Consuelo Robles Sierra, presidenta de la Comisión de Higiene y Salud del Congreso del Estado; a Laura Beatriz Chávez, comisionada de la Comisión Ejecutiva de Apoyo a Víctimas de Jalisco y al gobernador Aristóteles Sandoval.

SRN