CRÓNICA | POR DENIS SÁNCHEZ

Tenemos que guardar los sentimientos y rescatar

Es lo más difícil para un paramédico cuando se tiene hijos, dice Hoyukkis.

Cruz Roja.
Cruz Roja. (Milenio Digital)

Tamaulipas

Desde hace dos años Hoyukiss Iliana García Pérez trabaja como paramédico en la Cruz Roja, y ella no lo ve como un trabajo, sino como una manera de ayudar salvando la vida de quienes lo requieran.

Señaló que ella decidió prepararse debido a que se presentó una situación complicada con un familiar, un perro lo atacó en varias ocasiones y lamentablemente por no tener conocimientos no supo cómo actuar de manera inmediata, sin embargo, su familiar sigue presente en su vida.

Hoyukiss dice que ama el servicio que brinda, y que si tuviera que elegir, no lo pensaría ni un segundo en volver a ser paramédico, ya que el ayudar a las personas es lo más le gusta.

"Aproximadamente tengo 2 años aquí en la Cruz Roja, yo decidí ser paramédico por una cuestión familiar, lamentablemente no sabía qué poder hacer y en qué ayudar a mi familiar, de ahí me nació la curiosidad de saber qué hacer para no entrar en pánico cuando tienes una urgencia en casa", expresó.

Ella es mamá soltera de dos pequeños, y aunque muchas veces tiene que sacrificar su tiempo y no puede estar con ellos como quisiera, dice son sacrificios que valen la pena, ya que las horas que no está con ellos, ella está haciendo todo lo posible para salvar la vida de alguien más.

Su horario de trabajo es 24 horas por 24 horas de descanso, pero para ella no existen días festivos, celebraciones familiares, cumpleaños, navidad, año nuevo, así llueva, truene y relampaguee Hoyukiss tiene que estar disponible para brindar el servicio.

Al ser madre, una de las situaciones que más le cuesta atender, es cuando están implicados niños, por lo que a pesar de sentir dolor o tristeza, tiene que guardar sus sentimientos y solo tratar lo mejor posible de hacer su trabajo.

TE RECOMENDAMOS:En números rojos 13 delegaciones de Cruz Roja

"Tuve un servicio que sí me impactó, era de cuando recién iba empezando, y aún así a estas alturas me volvería a impactar, a lo mejor porque soy madre, el ver un bebé o un niño accidentado en un choque vehicular, es impactante, ver el tamaño de las lesiones que tiene el paciente. Es lamentable no poder llegar, pero tenemos que tratar de manejar el sentimiento, no podemos externar delante de los demás", expresó.

Dijo que es importante que la ciudadanía conozca los números de emergencias, y que al momento de solicitar el servicio de la ambulancia, los generales sean precisos, porque muchas veces por los nervios dan datos erróneos y la unidad lamentablemente llega tarde, cuando el paciente ya ha fallecido.

"Es muy indispensable, cuando menos tener un soporte de primeros auxilios en el hogar, cultivarnos un poquito más para poder ayudar, tan solo en casa, sería importante tener conocimientos, eso puede salvar la vida de alguien".

Isabel Morán, mujer que fue auxiliada por la Cruz Roja cuando perdía a su bebé, dijo que es importante que la ciudadanía ayude, aunque sea mínima la aportación, ya que el apoyo en conjunto ayudará a que la Cruz Roja siga vigente y dando el servicio a la población.

Comentó que no necesariamente tienen que necesitar del servicio para poder ayudar, todos los días hay quienes requieran de las manos de los paramédicos para salvar su vida, por lo que invitó a cada una de las personas a que cada vez que tengan la oportunidad de dar un donativo, lo hagan, pues ese peso que dén, puede salvar su vida.


JERR