Por crisis de 1995, costo de la Peñón-Texcoco se fue al doble

"No hay disposición de la autoridad; en el Estado de México dicen que es la federal y ésta dice que es la estatal", acusa diputado
Circular por ella significa pagar 40 pesos.
Circular por ella significa pagar 40 pesos. (Tania Contreras)

Texcoco

El diputado federal Brasil Acosta Peña, informó que ha solicitado información al Sistema de Autopistas, Aeropuertos, Servicios Conexos y Auxiliares del Estado de México; a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y Capufe, así como a la empresa privada sobre la política de incremento de costos de cuota de la caseta Peñón-Texcoco, que en 2013 ajustó el precio de 29 pesos a 38 pesos, sin embargo, no tuvo respuesta.

El objetivo es conocer la forma cómo se regula el costo de las autopistas concesionadas, si cumplen con la norma de seguridad y calidad, dijo el legislador.

El interés se centró en la autopista Peñón-Texcoco porque "encontramos una parte en las instancias, pero sobre todo en la empresa privada que basa sus principios en la visión de que hay libertad para ejercer sus recursos y que ya es un bien particular".

Abundó que existe un problema, ya que se trata de algo público que finalmente se concesiona. Lo que hizo la Federación fue entregarlo al Estado de México.

"La entidad la entrega a una empresa privada y ésta, dice a su vez que depende de los accionistas que también señalan que por culpa de la deuda de la crisis de 1995, el costo de la carretera se duplicó y por tanto es el momento en que no terminan de pagar los pasivos, y que no había forma de resolverlo", destacó.

Por gestión de un legislador, se llegó a un convenio en el que gobierno del Estado de México aportaría a la concesionaria una parte de recursos para sostener un costo más abajo de 29 pesos pero cuando hicieron cuentas se debía una cantidad muy grande y entonces subieron súbitamente de 29 a 38; en la actualidad cuesta 40.

"No hay disposición de la autoridad; en el Estado de México dicen que es la federal y ésta dice que es la estatal, y luego la estatal vuelve a decir que es la empresa privada; éste dice que son los accionistas y que como la carretera depende de la Bolsa de Valores, total que quien tiene que pagar los platos rotos, es el pueblo", argumentó.