Piden investigar crímenes contra la comunidad gay

A la autoridad le pedimos que no criminalice a las víctimas, sino que investigue como si se tratara de cualquier otro delito, señaló el presidente de la Fundación Diversitas AC, Mario Rodríguez ...
Cientos de personas de diversos colectivos Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT), recorrieron la ciudad
integrantes de colectivos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales. (Carlos Zepeda)

Monterrey

Desde 1998 a la fecha, la Fundación Diversitas AC ha estimado más de 300 crímenes contra la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero y Transexual (LGBTT) en Nuevo León.

A la fecha, a decir de Mario Rodríguez Platas, presidente de la Fundación Diversitas AC, van nueve casos, entre los que destacan el asesinato de un transexual.

“El caso más terrible fue el último que pasó de una compañera transexual que fue asesinada de manera muy cruel, y pareciera que previo a la marcha siempre asesinan a una transexual.

“El año pasado también asesinaron a una transexual que tuvimos que hacer un minuto de silencio para que la gente supiera que había pasado”, comentó el representante de la asociación.

Aunque dio a conocer que podrían ser más los casos en la entidad, mencionó que la tendencia en la última década ha ido al alza.

Las causas, dijo, es que a la autoridad no investiga el caso como cualquier otro delito. Asegura que se criminaliza a las víctimas.

Para dar cuenta de los más de 300 casos de crímenes contra la comunidad LGBT, el dirigente de Fundación Diversitas mencionó que se realizó una investigación hemerográfica a través de la cual se han estudiado los casos.

En el marco de la carrera 5K Contra la Homofobia, Rodríguez Platas mencionó que existen aún estereotipos que victimizan a las personas afectadas.   

“A la autoridad le pedimos que no criminalice a las víctimas, sino que investigue, desgraciadamente pareciera que a la autoridad no le cae el ‘veinte’ de que tienen que investigar a las personas como cualquier otro delito”, mencionó.

Entre sus acciones, manifestó, se encuentra presionar a las autoridades. De ahí en fuera, reconoció, “no se puede hacer más”.

Por otra parte, su visión de que “Monterrey es una ciudad conservadora”, dijo, se ha modificado.

“Monterrey no es una ciudad conservadora, la muestra es que hay estos eventos y la muestra es que hay un montón de antros gays”, dijo.

El activista destacó que son los líderes políticos y sociales conservadores quienes tratan de mantener una visión conservadora.

“Es una visión reduccionista de los líderes políticos y sociales conservadores. Son los mismos que se oponen al aborto o a una mujer que fue violada o que tiene un producto que le puede causar la muerte, los que se oponen al matrimonio (entre personas del mismo sexo), eutanasia, etcétera”, apuntó.