Destrucción de ríos es el pan de cada día: arzobispo

Monseñor Rogelio Cabrera López aplaudió la respuesta de la ciudadanía para aportar víveres a los afectados por el derrame en el río San Juan.
El arzobispo Rogelio Cabrera López.
El arzobispo Rogelio Cabrera López. (Guadalupe Sánchez)

Monterrey

La contaminación por una fuga de hidrocarburos en el río San Juan en Cadereyta es algo que debe preocupar a la sociedad y a las autoridades específicamente, quienes debería de buscar maneras de evitar que se repitan situaciones de este tipo, señaló el arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López.

En su reunión dominical con los medios de comunicación, el arzobispo mencionó que es importante que se eviten situaciones similares en el futuro y que espera que con la reciente aprobación de la reforma energética se logre sanear las medidas de precaución de los hidrocarburos.

“Una derrama no es fácil de contener. Esto ya se está diciendo, esperemos que con las nuevas reformas también haya limpieza en el manejo de los ductos”, comentó Cabrera López.

El prelado lamentó que esta situación haya afectado la vida de las personas que viven en los alrededores de dicho río, pero agradeció el apoyo que se ha recibido por parte de la asociación católica Cáritas y de diferentes televisoras, quienes han realizado actividades de recaudación de alimentos y agua potable para entregar a los afectados.

“Éste es ya el pan de cada día… de cómo se destruyen los ríos. Y yo estoy muy agradecido con Cáritas Monterrey, con la Parroquia de la Merced en Cadereyta y de todos los voluntarios que rápidamente acudieron para prestar ayuda. También algunas televisoras preocupadas aportaron recursos para que esto no vaya a provocar un mal mayor. Yo le agradezco a Cáritas, que es una institución nuestra, la prontitud, aunque siempre difícil de resolver”, comentó Cabrera López.