REPORTAJE | POR SANDRA SOSA

En riesgo, peces y reptiles por contaminación

La laguna del Carpintero es un atractivo turístico de Tampico, pero la descarga de aguas residuales generó su contaminación, lo que afecta las especies de ese ecosistema; autoridades locales requieren de 100 mdp para dragarla.

Cocodrilos tienen manchas verdes que les generan hongos.
Cocodrilos tienen manchas verdes que les generan hongos. (José Luis Tapia)

Tampico

La laguna del Carpintero, ubicada en el corazón Tampico, Tamaulipas, y es el hogar de miles de peces, tortugas y cocodrilos. Sin embargo, la contaminación pone en riesgo a todas las especies que habitan este ecosistema.

El oceanólogo Marcelo René García alertó que el cuerpo de agua recibe una gran cantidad de aguas residuales y el azolve, que producen un ambiente de alta eutroficación (Acumulación de residuos orgánicos en el litoral marino o en un lago, laguna, embalse, etcétera, que causa la proliferación de ciertas algas) lo que provoca la muerte de diversas especies.

Mencionó que el primer paso para salvar la laguna es la aireación, como principal mecanismo, ya que con ello se evitaría que haya exceso de materia orgánica, por ello llamó a las autoridades a tomar medidas, ya que los habitantes de la zona sur están próximos a enfrentar pestilentes y nauseabundos olores como sucedía hace años.

El ambientalista detalló que cualquier concentración de alta descarga provoca que el oxígeno de agua en la laguna del Carpintero disminuya y con ello mueran los animales.

A los cocodrilos y tortugas, las áreas verdes les pueden causar hongos en el caparazón y piel, atacando las membranas que cubren ojos y unen sus dedos, con las cuales nadan.

Aunado al problema de contaminación que enfrenta el sitio turístico, explicó el incremento de la temperatura en esta temporada generará olores de pantano y crear microorganismos patógenos como vectores de transmisión de enfermedades gastrointestinal para las colonias de las inmediaciones.

Al respecto, el director de Ecología del ayuntamiento porteño, Carlos Paniagua Arias, expuso que no se tiene previsto dragar la Laguna del Carpintero, pues no se cuenta con 100 millones de pesos para mantener en mejores condiciones el vaso lacustre. Para ello, dijo, debe sacarse el lodo, meter tuberías y dragas grandes.

"Es urgente que se proceda, pero una inversión costosa. Se requiera la colaboración de los tres niveles de gobierno por el monto de inversión y que los diputados ayuden en las gestión de los recursos, porque se trata de un punto turístico", reconoció.

De acuerdo con la investigación realizada por el oceanólogo, la aireación es un procedimiento que no resulta oneroso, por lo menos representaría 10 por ciento de lo que cuesta un dragado (100 millones de pesos).

En tanto, el biólogo marino Héctor Gojón Baez, director de Vinculación de la Universidad Tecnológica del Mar en Tamaulipas, destacó que para rescatar la laguna del Carpintero es necesario identificar los puntos de contaminación mediante muestreos de agua, fondos y lodos.

Agregó que, aunque se escuche descabellado, se podría hacer uso del pez diablo como guía indicador de contaminación.

Luis Felipe Álvarez, representante de la asociación Urbe Ecológica, indicó que autoridades han mostrado total desinterés por rescatar la laguna del Carpintero, pese a que es considerado un sitio de atracción turística.