En vacaciones aumentan riesgos para los jóvenes

Recomiendan Centro de Integración Juvenil que los jóvenes una buena actitud y  deseos de convivir y disfrutar sanamente.

Puerto Vallarta

En Semana Santa y de Pascua la llegada de miles de visitantes si bien puede resultar un momento para disfrutar y pasarla bien, es muy importante que los jóvenes conozcan las formas de cuidarse al estar expuestos a situaciones como el uso desmedido de alcohol.

Así lo advirtió Beatriz Barrón Hernández, directora del Centro de Integración Juvenil (CIJ) de Puerto Vallarta, quien indicó que se requiere informar a los jóvenes para que sepan cuidarse y protegerse de factores de riesgo, pues se incrementan considerablemente en los periodos vacacionales.

Explicó que un elevado porcentaje de adolescentes, jóvenes e incluso adultos, creen que sólo pueden divertirse si hay alcohol de por medio, “esa forma de pensar es debido a que erróneamente el alcohol se asocia con placer y al confiarse, creen que tomando más la gozan más, pero el resultado será todo lo contrario, no sólo por los efectos que pueda producir una borrachera y la consecuente cruda, sino por las consecuencia de las mismas”.

Una noche de copas en exceso puede significar un aumento en la posibilidad de sufrir un accidente o participar en una riña, de ahí la importancia de incrementar la percepción de riesgo, sobre todo para los consumos explosivos de fines de semana o días festivos y vacacionales.

Dijo que para que realmente los días de playa o antro sean disfrutables y no un mal recuerdo, debe reconocerse que el cerebro cuenta ya con todas las sustancias necesarias para pasar un buen rato, “sin necesidad de alcohol o drogas, todo es cuestión de que decidan pasarla bien, teniendo una buena actitud”.

Barrón Hernández agregó que los jóvenes deben tener una buena actitud y  deseos de convivir y disfrutar sanamente, para lo cual deben elegir el lugar de diversión que les parezca más confiable o que les hayan recomendado y recordar por sobre todo que el alcohol los puede llevar a experimentar con drogas ilegales.

Insistió en la necesidad de que los jóvenes se informen sobre las consecuencias del consumo, no sólo los efectos en el cuerpo, sino lo que puede ocasionar al exterior, como riñas, violaciones y/o accidentes automovilísticos.

Entre los efectos inmediatos del consumo inmoderado están la exaltación, euforia, falsa sensación de autoconfianza y libertad, “aparentemente sienten que son más sociables, pero el alcohol en exceso puede producir cambios extremos en el estado de ánimo, alteraciones del juicio y retardo de los reflejos, además de lagunas mentales, náuseas y vómito, por mencionar algunos”.

Advirtió que es común en estos días acudir a las denominadas “barras libres”, respecto a las cuales explicó que “es sabido por muchos que en estas barras libres, es muy probable que den bebidas adulteradas y por ello deben extremar las precauciones”.