Consulta sobre ciclovía será abierta en el AMG

El proceso, que tendrá un costo de un millón 727 mil pesos, se llevará a cabo el domingo 9 de julio, podrá participar cualquier habitante de la metrópoli.
La consulta será para conocer la opinión pública sobre la ciclovía en el boulevard Marcelino García Barragán
La consulta será para conocer la opinión pública sobre la ciclovía en el boulevard Marcelino García Barragán (Fernando Carranza)

Guadalajara

La consulta popular en la que se opinará sobre la permanencia o no de la ciclovia en Marcelino García Barragán no contará con candados para delimitar la participación de ciudadanos. Por lo tanto será abierto a todo aquél habitante del Área Metropolitana de Guadajara (AMG) que tenga interés en participar, inclusive menores de edad.

De esta forma, la consulta no será exclusiva para los ciudadanos que habitan en las 13 colonias, que a través de sus representantes, solicitaron la realización de esa figura de participación social. Así también podrán participar ciclistas e incluso menores de edad.

Respecto a la apertura de dicha consulta, Guillermo Alcaraz Cross, presidente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadano (IEPC) dijo que “¿por qué decidimos no utilizar este instrumento de identificación como es la credencial de elector y que es el instrumento de excelencia para la participación electoral en todas sus manifestaciones? Porque es una consulta que está diseñada para habitantes y solicitar un tipo de documento a alguien que no accede a él sería tanto como restringir su derecho a participar”.

Para tener control entre los participante y evitar que asistan a varias casillas, a aquél que emita su opinión se le pondrá una marca en el dedo pulgar con tinta indeleble. Mientras que a los menores de edad se les pondrá un sello de tinta no tóxica tras recibir la autorización de los padres.

La consulta popular se realizará el domingo 9 de julio, antes de que concluyan los 60 días con los que se cuentan para realizarla. Estas funcionarán de las 8 a las 18 horas. Se colocarán un total de 81 casillas electrónicas que se ubicarán en las secciones electorales. Para eso se invitará a ciudadanos que participaron como presidente y secretarios de casilla que participaron en el pasado proceso electoral. Además se contratará a ocho capacitadores.

Las urnas se ubicarán en las colonias: Obrera, Unidad Modelo, Olímpica, Universitaria, Rancho Blanco Tlaquepaque, Quinta Velarde, Atlas, Bosque Boulevard, Jardines del Rosario, El Rosario, San Carlos, Patronato de la Habitación Número 1 y Rancho Blanco Guadalajara.

Uno de los mecanismos que se integrarán en la consulta popular es el de las mesas de diálogo. Al respecto habló el presidente Alcaraz Cross: “La idea es que gentes convencidas porque si debe permanecer la vía y gentes convencidas porque no puedan generar un decálogo de los por qué si y de los por qué no y que de esta manera la gente que pretenda participar en la consulta conozca la visión de ellos. En algún momento tendremos que confrontar ambas posturas para que siga enriqueciéndose la opinión que puedan tener, cerrar diez antes de la jornada para poder celebrar un debate televisado inclusive”.

La consulta popular tendrá un costo de un millón 727 mil 429 pesos. El gasto se desprenderá de la siguiente forma: 256 mil 029 pesos para servicios personales, 888 mil 900 pesos para servicios generales y 582 mil 500 pesos para materiales y suministros. El IEPC cuenta con un presupuesto aprobado de 4 millones 250 mil pesos para mecanismos de participación social.

Durante la aprobación de la metodología se retomó la discusión respecto a los cuestionamientos sobre si debía proceder la consulta popular por deberse a un derecho de los ciclistas. La consejera Sayani Mozka Estrada afirmó que se debe de discutir sobre la intervención de un tercero para determinar si en consultas se tocan o no el derecho de terceros.

“Me preocupa sobre manera que no se tenga un mecanismo claro en la ley para prevenir esta situación por la que nosotros podemos observar y como parte del debate rico que a toda democracia tiene que existir, tenemos diferentes puntos de vista y como no somos una instancia jurisdiccional se requiere de la intervención de las autoridades que puedan aplicar exhaustivamente el control de convencionalidad y constitucionalidad en materia de derechos humanos”, dijo.

Por su parte, el consejero Mario Ramos afirmó que “yo estoy convencido de que no estamos violando los derechos humanos, yo estoy convencido de mi voto (…) Si vamos a poner ejemplo de que después vamos a poder o no consultar otras cosas, yo reitero, este es un mecanismo para recibir opiniones de la gente, si vamos a ponder ejemplos así, entonces después no se le podría preguntar a la gente si está a favor o no de las ciclovias ni siquiera en una encuesta o una entrevista radiofónica porque ya por el hecho de preguntar viola el derecho humano de los ciclistas, es un ejemplo extremo”. 

MC/SRN