Constructora niega haber reclamado a San Pedro

La empresa Garza Ponce rechazó haber solicitado a la administración pago alguno por IVA o sobrecostos en el cuartel de Policía Valle Oriente, pues lo que celebraron fue un contrato de arrendamiento.
Fernando Fuentes Urbieta, director de GP Desarrollos.
Fernando Fuentes Urbieta, director de GP Desarrollos. (Daniela Mendoza Luna)

Monterrey

Directivos de la constructora Garza Ponce se mostraron sorprendidos por la serie de declaraciones realizadas por autoridades sampetrinas en torno al cuartel de Policía Valle Oriente, luego de que no han solicitado a la administración pago alguno por IVA o sobrecostos, ya que lo que celebraron en 2011 fue un contrato de arrendamiento.

Afirmaron que la licitación que ganaron era para un contrato de renta de Asociación Público Privada, por un millón 638 mil pesos mensuales (19 millones 657 mil 30 pesos) durante un lapso de 15 años.

Fernando Fuentes Urbieta, director de GP Desarrollos, dijo a MILENIO Monterrey que ningún directivo o representante de la empresa ha tenido contacto con la administración sampetrina para solicitarle la cantidad de 18 millones de pesos que ha estado circulando en distintos medios impresos.

“Estamos muy sorprendidos, desconocemos la causa y las fuentes de por qué recientemente en algunos medios se han hecho estas declaraciones.

“GP en ningún momento ha reclamado ningún IVA adicional o que no corresponda o se cauce exclusivamente por la renta mensual que tendrá que pagar el municipio por uso del edificio del C4 durante el plazo del arrendamiento adquisitivo”, dijo.

Aclaró que en el esquema de la licitación que les fue concedida el 2 de diciembre de 2011 bajo el esquema de Asociación Público Privada, en el que el edificio se construye con recursos de la empresa y le pertenece hasta en tanto el municipio concluya el pago de los 180 meses de renta pactados en el contrato.

Dijo que este tipo de contratos ha tomado mucho auge en el país porque le permiten a los municipios o los estados incorporar infraestructura que de momento con recursos propios no podrían llevar a cabo.

“Es muy importante aclarar que no celebramos un contrato de obra pública, no se concursó quién ofrecía la obra más barata, sino quién ofrece la renta más baja en el plazo del tiempo que las bases del concurso hayan establecido”, dijo.

Insistió que los tres contratos celebrados como parte del convenio de Asociación Público Privada, de los cuales mostró una copia, plantean que la renta mensual es un millón 638 mil 85 pesos, incluido el IVA; es decir, la renta neta es de un millón 412 mil 143 pesos mensuales en el primer año de arrendamiento.

En los documentos también queda plasmado que cada año la renta sufrirá el ajuste correspondiente al Índice Nacional de Precios al Consumidor INPC que publica anualmente el INEGI.

 

La cláusula expressa

El contrato firmado por GP Desarrollos y el municipio de San Pedro Garza García reitera varias ocasiones el monto de la renta mensual, anual y el aumento correspondiente al INPC.

Incluso en la llamada ‘cláusula del proyecto con aclaración expresa’, solicitada por las mismas autoridades municipales  en el contrato de arrendamiento.

En éste, se maneja un monto aproximado global que tasaron en 123 millones 256 mil pesos para lo que ellos denominaron efectos de procedimiento, sin embargo, esta misma cláusula remata reiterando el trato de arrendamiento por los montos ya mencionados.

“Nosotros desconocemos por qué quisieron poner esta nota aclaratoria que habla de un monto total que no sabemos ni su origen ni cómo se determinó, ya que los que se licitó y se puso en contrato fue el arrendamiento y para nosotros únicamente el tema fundamental es que la renta pactada mensual y anual cumpla con el trato que hicimos.

“Si esta cláusula pudiera llegar a ser la causa de la confusión de los funcionarios sampetrinos, deben ser las mismas autoridades quienes deben aclarar el punto entre sus colaboradoras”.

En opinión de Fuentes Urbieta, lo importante para la constructora es reiterar que no han realizado ninguna reclamación de nada, pues para ellos los contratos están claros y firmados por todos los autorizados.