Congreso abre al debate tema de matrimonios igualitarios

Diputados locales se mostraron abiertos a discutir respecto a la unión constitucional de parejas homosexuales.

Monterrey

Las galerías del Congreso del Estado empezaron a llenarse de matrimonios del mismo sexo, estudiantes gays y lesbianas,u agrupaciones que respaldan los derechos humanos...

Se trataba de un posicionamiento del grupo legislativo del Partido del Trabajo (PT), apoyado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y la bancada independiente del Congreso local, a fin de iniciar la discusión y debate del tema del matrimonio civil igualitario en Nuevo León.

En sesión ordinaria ante el Pleno del Congreso, el diputado Guadalupe Rodríguez dio a conocer que deben hacerse públicas las posiciones de este tema, el cual ya no puede ser tabú, y evitar que se siga condenando a seres humanos a una discriminación que históricamente han padecido.

El legislador dijo que con las resoluciones de la Suprema Corte y con las disposiciones del Ejecutivo federal y estatal, la historia ha rebasado este tema y pareciera que con ignorar la discusión dejarán de existir las familias diversas.

"Por ello, es momento de sentar a la mesa a los que están a favor y en contra. Si nos atrevemos a debatir sobre el tema del matrimonio civil igualitario, hagámoslo sin prejuicios y pensando que será para beneficiar a cientos de hombres y mujeres que merecen tener certeza jurídica en su relación afectiva.

"Las sociedades pueden asumirse como democráticas cuando todos sus integrantes son incluidos dentro de un estatus de igualdad y de equidad para todos; es decir, iguales obligaciones, iguales derechos. Esto, por supuesto, sin hacer diferencias por origen étnico, situación socioeconómica, género, salud, preferencias sexuales y edad", mencionó Rodríguez.

Asumir una posición contraria sería ir a contracorriente de la ampliación de derechos humanos a nivel mundial, agregó.

"Quise iniciar este posicionamiento refiriendo dichas disposiciones legales, para plantearles la necesidad de entrar al debate sobre el matrimonio de parejas del mismo sexo en Nuevo León.

"A raíz de la reforma al Código Civil del Distrito Federal en diciembre de 2009, el tema del matrimonio civil igualitario motivó que el entonces Ejecutivo federal y varios gobiernos estatales, todos de un mismo partido, recurrieran a la controversia constitucional", recordó.

El diputado apuntó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación falló, en agosto de 2010, a favor de que la reforma legal impugnada quedara intocada por estar en concordancia con el espíritu de la Constitución.

Esto generó que no sólo las parejas del mismo sexo que viven o residen en el Distrito Federal pudieran acceder a este beneficio legal, sino que parejas homoparentales de todo el país, pudieran casarse en esa entidad federativa.

En septiembre de 2014, Coahuila reformó su Código Civil y estableció que el matrimonio es entre dos personas, aplicando el mismo criterio constitucional.

Dijo que parejas del mismo sexo ya han aprovechado ese beneficio y la mitad de los matrimonios que se han celebrado hasta la fecha son de Nuevo León, sumando un poco más de 250 parejas.

"Con motivo de la sentencia dictada por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el pasado 29 de enero de 2014, el IMSS informa que los matrimonios formados por personas del mismo sexo serán sujetos de afiliación al régimen ordinario del Seguro Social.

"En mayo de 2013, el ISSSTE afilió a parejas del mismo sexo, como resultado de la petición que le realizó el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación en 2011, ampliando la prestación incluso a concubinos. Por su parte, el Infonavit desde el año 2013 ya otorga créditos a las parejas del mismo sexo, legalmente casadas", comentó.

Por su parte, Luis David Ortiz Salinas y Juan José Guajardo, diputados independiente y del PRI, respectivamente, se pronunciaron a favor de la discusión del tema.

"Yo no estoy en contra de que haya otras formas de vida o que seamos tolerantes y que haya otras opciones de uniones, y que no se destruya el concepto tradicionalmente el matrimonio; yo no soy discriminatorio, yo he sido tolerante y estoy dispuesto a debatir el tema y analizarlo, pero no destruyendo las instituciones que han sido parte de una cultura que compartimos muchos.

"Sí creo que nos obligan los tiempos y tolerancia a ser conscientes de que hay personas que piensan diferente que nosotros y tienen derecho a vivir su vida, el que existen figuras que permitan que las decisiones personales de todos, pero no destruyendo a las instituciones", dijo Ortiz Salinas.

Guajardo complementó no hay de otra que reconocer los derechos de los habitantes de una ciudad.

"Es adecuar las instituciones, coincido con Luis David, a lo mejor no es necesario modificar el concepto de matrimonio, sino crear otras figuras, pero al final del día la obligación es reconocer los derechos", comentó el priista.

En el Congreso acudieron Comunidad Metropolitana AC, Asociación de Estudiantes Gays del Tec de Monterrey (Aires), Andros (agrupación interuniversitaria de gays), Mario Rodríguez Platas, de Diversitas, y la Iglesia de la Comunidad Metropolitana, AC.