8 ex supernumerarios no han cobrado; quieren base en Congreso

Además queda pendiente la reinstalación de dos trabajadores a quienes se les deberá de pagar salarios caídos. 

Guadalajara

Ocho de los 300 supernumerarios que terminaron su contrato en el Congreso de Jalisco al final de la LX Legislatura no han cobrado el cheque de su finiquito, pues buscan a través de un proceso laboral, se les reconozca su antigüedad y puedan recibir una plaza en el Poder Legislativo. 

“No querían recibir su indemnización de los tres meses. Ellos están esperando que un tribunal determine su situación y si se le reconocen sus derechos adquiridos para que sean reconocidos como personal de ya con base del congreso”, explicó José Antonio de la Torre Bravo, director de Administración y Recursos Humanos. 

Hay otro grupo de 31 ex trabajadores que tampoco han recogido su pago de liquidación pues adeudan un préstamo personal que les concedió el Congreso de Jalisco. Para poder cobrar el cheque debían de liquidar el saldo pendiente. 

“Una de las salidas que se pudiera dar es que se dieran de baja esos cheques y se volviera a hacer el pago o la reexpedición de esos cheques sin el adeudo”, explicó el funcionario del Congreso Local. 

Otros de los pendientes que recibe la actual Legislatura en el área de personal es la reinstalación de dos trabajadores a quienes se les deberá de pagar salarios caídos. 

El 26 de noviembre tendrá que ser reinstalado Miguel Ángel Ochoa Estrada, a quien se le adeuda 749 mil 960 pesos y el 3 de diciembre a Juan Ignacio Gómez Ramírez a quien se le debe un millón 708 mil 598 pesos. 

Ya fueron reinstalados los trabajadores Ricardo Aurelio Martínez Ascencio con un adeudo por un millón 439 mil 454 pesos y Sergio Iban Castañeda Alonso con 356 mil 882 pesos.

“En el caso de Ricardo Aurelio es un tema que tenemos la obligación ya por laudo de pagar salarios caídos, prestaciones, es una inversión bastante fuerte lo que estaría condenando este congreso por lo cual se ha buscado la negociación con el trabajador para que se le haga en pagos y que baje su expectativa”, dijo de la Torre Bravo. 

Por otra parte, de los 269 trabajadores que fueron dados de baja durante la pasada Legislatura, 64 de ellos se ampararon; de los cuales ocho tendrán que ser reinstalados durante 2016 y resto dentro del próximos dos años.