Se acaban concesiones para ‘micros’: Mancera

Proponen crear fondo megalopolitano de 6 mil mdp para modernizar el transporte público.
Cada una de las 18 mil unidades que prestan el servicio emite 7.5 toneladas de contaminantes al año.
Cada una de las 18 mil unidades que prestan el servicio emite 7.5 toneladas de contaminantes al año. (Javier García)

México

Esta semana el Gobierno de la Ciudad de México publicará una norma para prohibir, “de ahora y para siempre”, la emisión de concesiones a microbuses, informó el mandatario capitalino, Miguel Ángel Mancera.

El jefe de Gobierno dijo que si alguien quiere una concesión tendrá que hacerlo con un vehículo ecológicamente sustentable.

Los microbuses que aún circulan tendrán que cumplir con su vida útil e integrarse a los corredores que se están concesionando.

“Se va a prohibir —por primera vez en la Ciudad de México, de ahora y para siempre— la circulación de microbuses, es decir, no habrá nuevas concesiones”, apuntó.

Según el Inventario de Emisiones Contaminantes, los 18 mil micros que prestan servicio en la ciudad emiten 136 mil 159 toneladas de contaminantes; es decir, cada unidad que transporta 60 pasajeros emite 7.5 toneladas por año.

Respecto al transporte proveniente del Estado de México, la Secretaría de Movilidad, que encabeza Héctor Serrano, puso sobre la mesa de la Comisión Metropolitana de Transporte que chimecos, combis y peseros de esa entidad ya no ingresen a la capital por ser vehículos obsoletos y contaminantes.

Así, dijo que la CdMx se puede hacer cargo de los pasajeros en un punto acordado en los límites entre ambas entidades, para que la gente siga su camino.

Desde su reactivación en abril, esta comisión, que también está integrada por el secretario de Movilidad del Estado de México, Isidro Pastor, el gobierno de Hidalgo y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, ha sesionado dos veces, luego de cancelar actividades en 2008.

Una de sus primeras actividades fue realizar operativos en paraderos en conjunto con el Estado de México para detener a los transportistas pirata.

Para el cambio de las unidades, el gobierno ofrece 100 mil pesos a los choferes a cambio de chatarrizar su unidad.

Un fideicomiso es el encargado de verificar que el vehículo tenga todos sus papeles en regla para poder otorgar el beneficio.

Las 30 mil unidades de transporte público concesionado (microbuses, autobuses y vagonetas) son la principal fuente de viajes en la Ciudad de México y en la zona metropolitana al registrar 12 millones de viajes por día.

Desde que inició su administración, Mancera anunció que en su gobierno dejarían de circular los microbuses.

De acuerdo con un estudio realizado por el actual gobierno de la capital en 2013, nueve de cada 10 micros ya rebasaron su vida útil, y 77 por ciento supera dos décadas de vida, lo que convierte en obsoletas esas unidades.

La ley establece que las unidades destinadas al servicio público de transporte de pasajeros en la ciudad deben ser sustituidas cada 10 o 15 años desde su fabricación.

El plan del gobierno local es sustituir todos los micros que circulan y terminar con el modelo de trabajo hombre-camión para implementar corredores concesionados a empresas que garanticen la operación del transporte con vehículos menos contaminantes.

COMITÉ CIENTÍFICO ASESOR

Modificar el sistema financiero de los verificentros para disminuir la corrupción y crear de inmediato un fondo megalopolitano de 6 mil millones de pesos al año para acelerar la modernización del sistema de transporte público, propone el Comité Científico Asesor de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came).

Integrado por las organizaciones Aequum, Ctsembarq México, Conservación Internacional, Iniciativa Climática para México, Instituto Mexicano del Petróleo, IPN, Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo y el doctor Juan Carlos Belausteguigoitia, el comité hizo públicas su cinco propuestas generales y 34 líneas de acción que presentaron en el seno de la Came para mejorar la calidad del aire y proteger la salud de la población de manera urgente.

Recomiendan retirar de circulación a los micros más viejos “a un ritmo de por lo menos 30 por ciento de la flota mayor a 10 años retirado por año”; actualizar el Hoy No Circula; fortalecer  los programas de sustitución de convertidores catalíticos; aplicar sanciones más severas a usuarios, verificentros y proveedores que corrompan el sistema de revisión vehicular.

Las autoridades retomaron la propuesta de establecer límites más estrictos de emisión de contaminantes y la verificación basada en el sistema de diagnóstico a bordo, incluyendo a la flota de carga y transporte público, pero también piden se integre a las motocicletas.

Recomiendan acelerar acciones para reducir emisiones en el corredor Tula-Tepeji, “dar prioridad a la reconfiguración de la refinería y la conversión a gas de la termoeléctrica de Tula”, y reducir la polución de industrias en Azcapotzalco, Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Naucalpan, Ecatapec y Tlalnepantla.

Buscan implementar un programa de reducción de fugas de gas LP en los hogares y comercios, y establecer un programa de vigilancia para el uso de pinturas, tintas y solventes en la industria y servicios pequeños y medianos, aunado a fomentar la reducción de emisiones evaporativas en las estaciones de servicio de combustible.

En tanto, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, estimó que durante los seis meses que esté vigente la nueva norma de verificación se reducirá hasta 40 por ciento las emisiones contaminantes en la megalópolis.

Por su parte, el Consejo Coordinador Empresarial propuso que las agencias automotrices funjan como centros de verificación vehicular, como parte de la nueva regulación para combatir las prácticas de corrupción en las revisiones de las emisiones contaminantes de los automóviles y camiones.

Con información de Luis Moreno.