Desmontan escenario de Luis Miguel en Fundidora

La estructura principal en la que participó el cantante está siendo desmontada; personal de limpieza recoge la basura tras la Fiesta de Año Nuevo.

Monterrey

Áreas verdes pisoteadas y maltratadas, basura, botes de agua sin tomar y cartones de cerveza tirados, así como el retiro y desmantelamiento de las estructuras del escenario, es como recibió el Año Nuevo el Parque Fundidora tras el concierto del cantante Luis Miguel.

Esta mañana personal de limpieza se encargó de recoger la basura que quedó tras el evento masivo que se realizó durante la noche del miércoles y la madrugada del jueves.

Decenas de botes repletos de basura, residuos tirados en el suelo, así como una treintena de baños móviles de Servi-Rent, adornaban el parque todavía durante el mediodía del jueves.

Siete compañías de diferentes giros dentro del Parque Fundidora desmontaron el escenario principal, las pantallas y el audio de la Fiesta de Año Nuevo.

Unos 50 trabajadores iniciaron desde las 10:00 el retiro de layers, toldos y estructuras de lo que fue el espacio donde Luis Miguel ofreció su show.

Fue hasta las 18:00 cuando se preveía terminar las labores por parte de los empleados de las empresas Concert Structures, Roof Show, SA de CV, Serpro, Williams Scotsman, PME Marketing, 4 Producciones y RGM Respaldos de Generación Motriz.

Aún eran visible las oficinas móviles, los tráileres y camiones con cajas y remolques que trasladarían el escenario fuera de Fundidora.

Arturo Martínez, trabajador de Concert Structures, afirmó que les tocó trabajar desde muy temprano para poder terminar las labores de desmontaje del escenario.

"Nos tocó andar por aquí, somos unos 30 trabajadores de la empresa, el que armó el escenario fue Serpro y nosotros nos tocó quitar los tubos, los layers, somos de otra empresa, vamos a estar aquí como hasta las seis de la tarde, por lo menos con y trabajo", indicó el empleado de la firma de desmontaje de estructuras.

Otra de las compañías, de nombre PME Marketing, se encargó de desmontar la pantalla gigante de cuatro metros de alto por seis de ancho que estaba detrás de donde los asistentes estaban instalados para apreciar el espectáculo de fin de año.

Personal de una agencia de relaciones públicas realizó la supervisión e inspección de las labores propias del retiro de las instalaciones montables y movibles en el Parque Fundidora.