Salen 100 familias a la informalidad a falta de empleos

La Canacope en el municipio reconoce alza en negocios callejeros, sobre todo de comida.
Buscan de alguna manera subsistir a la falta de dinero en el hogar.
Buscan de alguna manera subsistir a la falta de dinero en el hogar. (Jesús Jiménez)

Altamira

En los últimos meses al menos 100 familias en Altamira se han ido a la informalidad, orillados por la falta de empleo en las empresas de la urbe y el poco apoyo del gobierno.

Germán Medina Pérez, representante de los comerciantes en pequeño, señaló que estas personas se ven en la necesidad de buscar una forma honrada para subsistir.

TE RECOMENDAMOS:  Menos de 5% de comercio informal, intenta regularizarse

Muchos de ellos, indicó, son mayores de 48 años a quienes las empresas les cerraron las oportunidades laborales. Señaló que en la actualidad habrá algunos 100 puestos de diferentes giros que se encuentran en la informalidad.

"Ahorita se están abriendo pequeñas fonditas, establecimientos de tacos y tortas. Habrá en el municipio sin ser supervisadas más de 100 que se instalan afuera de las plantas, en colonias apartadas donde hay algunas oficinas, alguna obra, ahí están tratando de subsistir", aseguró.

Explicó que las empresas difícilmente contratan a las personas adultas. "Son en la mayoría personas de 48 años para arriba quienes ya no consiguen empleo en ningún lado fácilmente, y por lógica abren estos negocios". Germán Medina señaló que los programas de gobierno, lejos de incentivar a los comerciantes en pequeño, los desalientan. Lo anterior, dijo el dirigente de los comerciantes, es una consecuencia que ha traído el nuevo régimen fiscal.

"Nosotros estamos conscientes de que no es lo ideal, porque se proyectó un programa a 10 años de régimen de incorporación de los que éramos repecos que para que creciéramos y se nos iban a dar las herramientas para ir en estos 10 años paulatinamente creciendo no ha sido así. Prácticamente con el régimen de incorporación estamos a la deriva, no tenemos herramientas que contrarresten la llegada de las grandes cadenas, de las tiendas departamentales, de las tiendas de conveniencias, que tienen clima, que tienen estacionamiento", expuso.

Medina Pérez también mencionó que si este programa los hubiera preparado con la tecnología se hubiera evitado que más personas se fueran a la informalidad.

"Tal vez si nuestros compañeros el régimen de incorporación nos preparara con una terminal para vender con tarjeta de crédito o débito o cobrar algún servicio como lo hacen ellos, podríamos subsistir. Son negocios familiares que la crisis desde el 2013 la traen arrastrando y al no poder más tienden a cerrar e irse a la informalidad, entonces de nada sirvió el régimen de incorporación porque vuelve el pequeño comerciante a la antigua al régimen libre o informal".

Otro de los puntos que expuso es la tramitología para acceder a créditos y sean utilizados en abrir un negocio formal, en la cual menciona "que hipotecar tu patrimonio, tus máquinas o herramientas y eso lejos de alentar al comercio lo inhibe, lo orilla a que cierre, no sabemos ahora si es plan con maña, para que las empresas grandes entren y desaparezca el comercio en pequeño, pero la verdad que es una problemática social porque a dónde se va a ir esa gente".


JERR