El 60% de comercios cerró sus puertas, algunos definitivamente

Descienden ventas y reducen nómina hasta en un 70 por ciento.

Guadalajara

Por descenso en ventas que van desde un 30 y hasta un 70 por ciento, el 60 por ciento de empresas de la zona comercial de Chapultepec, en el tramo de Niños Héroes a Montenegro, cerraron sus puertas a sólo dos meses del arranque de obras de modernización urbana emprendida por el Ayuntamiento de Guadalajara.

 “Todos los locatarios de Chapu cerraron, hablo, por ejemplo, del antro Planta Baja, también la tienda de muebles y un local de ropa. Pero en la pura plaza de Mexicaltzingo, en la que se pagan hasta 60 mil pesos de renta al mes, cerraron 16 locales, la mayoría de comida y marcas consolidadas de helados y de ropa”, advirtió uno de los locatarios de la zona.

Actualmente en esta plaza, denominada Las Ramblas, sólo 12 negocios sobreviven: restaurantes, una tienda de mascotas, una cafetería, una papelería y otros de diversos productos y servicios.

“Y esto fue desde la tercera semana de enero que iniciaron obras. Mi negocio, por ejemplo, está entre la tierra, con banquetas destrozadas, señalamientos mal colocados, no hay agua potable, y la infesta de ratas es impresionante”, denunció el gerente de un establecimiento de gastronomía.

De acuerdo a los afectados, la autoridad tuvo acercamiento desde noviembre de 2013, a través de juntas informativas semanales.

“Las juntas empezaron con el aviso de que se iba a cerrar un carril de Chapultepec y el otro sentido iba a ser doble, esto es que en ningún momento se cerraría Chapultepec. Cuando arranca la obra dijeron que siempre no y en enero cambian todos los planes y dicen que se cerrarían ambos carriles por cada dos calles; pero empieza la obra y cierran todo.

“La fecha de entrega se supone que era la semana pasada, cosa que no han hecho y, si tú hablas con un encargado dice que la obra va bien, si hablas con un jefe de obra dice que llevan tres semanas de retraso”, señaló el empresario.

Las ventas en estos comercios bajaron hasta un 70 por ciento, rebasando afectaciones hasta por  500 mil pesos al mes y en algunos casos alcanzan el 80 por ciento de daños con reducción en sus nóminas de más de la mitad, números rojos con inversiones detenidas por falta de liquidez y deudas mensuales de hasta 350 mil pesos por concepto de sueldos y salarios, rentas y pago a proveedores.

“El problema es que los responsables de las obras nunca dijeron que había vías alternas y la gente tenía miedo a meterse. No hubo buena mercadotecnia ni se avisó en tiempo de la remodelación y por eso todo mundo cree que estamos cerrados. […] Nosotros hemos tratado de acercarnos con el presidente de Guadalajara en cinco ocasiones y nadie ha sido bueno para recibirnos”.

El administrador de otro comercio del lugar dijo que este no es el primer local que tiene y,  ya en otra ocasión, el gobierno de Zapopan les subsidió las rentas durante intervenciones urbanas.

“Y aquí, ni las gracias han dado porque el encargado de las obras dijo que no tiene asignado ese presupuesto y entonces nos mandó con el presidente y uno se va con el presidente y nada”.

En tanto los empresarios aseguran que no obtienen respuesta, activan sus propias campañas para incrementar el flujo de visitantes, como el caso de la campaña: Ven a las remodelaciones de Chapu y te regalamos una cerveza.

“Aparte tuvimos que invertir. No dudo que sea una mejora pero no es la forma adecuada. Aquí no es como Andares o Providencia, allá trabajan las 24 horas y aquí a las seis ya no hay nadie trabajando.