Ladrilleras y granjas porcícolas violan derechos en Zapopan

La Comisión Estatal de Derechos Humanos confirmó las afectaciones a los vecinos de la colonia La Higuera
300 cerdos murieron en la carretera.
La CEDHJ solicitó al presidente municipal de Zapopan que inicie procedimientos para determinar si las granjas porcícolas cumplen con la normativa municipal (Sara Salinas)

Guadalajara

Debido al "terrible deterioro ambiental" que supone el funcionamiento de ladrilleras y granjas porcícolas sin ningún control en la colonia La Higuera, en el municipio de Zapopan, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) giró la recomendación 21/14, al alcalde Héctor Robles Peiro, a la Secretaría del Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) y a la Procuraduría Estatal de Protección del Ambiente (Profepa).

 

Entre ambos giros, se desprenden olores que hacen casi imposible respirar. Son diez granjas porcícolas y un número indeterminado de ladrilleras (la Comisión identificó 63 en sietes colonias de este municipio, incluida La Higuera) que funcionan a diferentes horas de día y la noche, quemando materiales diversos como combustible.

 

"El Ayuntamiento de Zapopan, específicamente las direcciones de Inspección de Reglamentos y  de Ecología y Fomento Agropecuario, ha sido omiso en su actuar, porque a pesar de que las granjas deben ser reguladas por una autoridad federal, la responsabilidad de su funcionamiento es compartida", indicó el presidente de la CEDHJ, Felipe de Jesús Álvarez Cibrián.

 

El ombudsman apuntó que hay vacíos legales entre diversas dependencias federales, estatales y municipales que aseguran no tener competencia y así dejan a la población a su suerte; por lo que solicitó procedimientos sancionatorios en contra de funcionarios omisos.

 

La CEDHJ solicitó al presidente municipal de Zapopan que inicie procedimientos para determinar si las granjas porcícolas cumplen con la normativa municipal y actualice el resgistro de las mismas; además de que instruya su monitoreo constante.

 

A la titular de la Semadet, Magdalena Ruiz, le recomendó ejecutar políticas públicas con un modelo de gestión ambiental  y promueva una norma ambiental estatal para regular a las ladrilleras.