Rotarios entregan sillas de ruedas en Puerto Vallarta

El presidente de la asociación indica que la accesibilidad e infraestructura en el municipio para personas con discapacidad sigue siendo pobre. 
Se entregaron 135 sillas de ruedas a personas con discapacidad.
Se entregaron 135 sillas de ruedas a personas con discapacidad. (Guillermo Gómez Pastén)

Puerto Vallarta

Los Clubes Rotarios Pitillal y de Camrose en Alberta, Canadá, entregaron este lunes 135 sillas de ruedas a personas con discapacidad, en respuesta a la petición de  la asociación civil Discapacitados Vallartenses (DIVAC), que preside Iván Applegate.

Se trata de un programa que existe desde hace 14 años, tiempo en el que han sido beneficiados alrededor de mil 800 personas con igual número de sillas de ruedas, el cual no se limita únicamente a Puerto Vallarta sino que se han entregado en diversas entidades de la República.

“El Club Rotario y DIVAC ha entregado cerca de 4 mil sillas mediante diferentes programas y de estas, algunas han llegado hasta el Estado de México, incluso de esta entrega, dos serán destinadas a Guanajuato y obviamente se entregan también a Colima y Nayarit, que están aquí cerca de nosotros”.

Explicó que las peticiones y necesidades que atiende DIVAC son numerosas y constantes, ya que hay gente que con cada generación está llegando a la discapacidad, y otras viven una discapacidad por años.

A la vez, una silla de ruedas tiene una vida útil determinada, sin embargo en Puerto Vallarta se reduce por la poca accesibilidad y la pobre infraestructura que se tiene en el municipio, “lo que deteriora rápidamente una silla o un aparato ortopédico”.

Agregó que la accesibilidad e infraestructura en el municipio para personas con discapacidad sigue siendo pobre, aunque reconoció avances importantes. “Cuando iniciamos, por ejemplo, hablando del Centro Histórico de Vallarta, no tenía accesibilidad, las rampas no existían, las banquetas eran reducidas y eso, ha mejorado muchísimo, sí se han logrado grandes cosas”.

Sin embargo esto no se ha llevado a las colonias “hay desventajas que en las listas de prioridades de los gobiernos, que impide que pongan como prioridad la accesibilidad para personas con discapacidad”.

Refirió que el Plan de Urbanización debe considerar de manera integrada que una banqueta debe ser lo suficientemente amplia para que circule una silla de ruedas, además de contar con rampas en las esquinas y que no exista nada que obstruya las banquetas de una esquina a otra, como un poste o algún tipo de anuncio.