Resiliencia, el necesario regreso de la política

El director para América Latina del programa 100 Ciudades de la Fundación Rockefeller, Eugene Zapata, destaca la urgencia de construir metrópolis desde lo público, con abordamientos "holísticos" ...
El taller es el primer proyecto de la alianza del Gobierno de Jalisco-AMG con la Fundación Rockefeller.
El taller es el primer proyecto de la alianza del Gobierno de Jalisco-AMG con la Fundación Rockefeller. (Agustín del Castillo)

Guadalajara

El regreso de la política, entendida como gestión del territorio y las comunidades por parte de las instituciones públicas bajo la premisa del interés común, debe ser el eje de las transformaciones que necesitan Guadalajara y las otras 99 urbes integradas al programa de 100 Ciudades Resilientes para poder fortalecer su capacidad de respuesta ante los desafíos ambientales, sociales y económicos, advirtió el director del proyecto para América Latina por la Fundación Rockefeller, Eugene Zapata Garesché.

En entrevista con MILENIO JALISCO, el especialista destacó que el área metropolitana de Guadalajara (AMG) es uno de los "laboratorios" privilegiados para ensayar soluciones desde lo público que incluyen la recuperación de la rectoría del estado en el desarrollo, la integración del sector privado sin demérito de los fines, la innovación de nuevas soluciones para los diferentes problemas de la ciudad y romper con otro atavismo que daña seriamente las estructuras metropolitanas: la "sectorización" de políticas públicas, presupuestos y soluciones.

La gran apuesta de crear una oficina de resiliencia, con alto rango para que su responsable participe en la mesa de las decisiones metropolitanas, es parte de la respuesta: el tema de resiliencia (según la Real Academia de la Lengua: "1. f. Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos. 2. f. Capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido") obliga a una mirada "holística" que inserte las soluciones dentro de un gran tablero que termina afectando a todas las casillas, hipotéticamente, para bien.

"Hubo más de mil ciudades en el mundo que solicitaron ingresar al programa de 100 Ciudades, y se hizo un concurso; las ciudades que seleccionamos tenían que cumplir con algunos requisitos: primero, que tuvieran un desafío importante de resiliencia, en un proceso de construcción y de reconstrucción, de reinventarse a sí mismas porque son ciudades complejas [...] la otra es la actitud de las autoridades para llevar a cabo un cambio en la manera de pensar la ciudad; nosotros recibimos manifestaciones de interés de tres instituciones: los ayuntamientos de Guadalajara y Zapopan, y el gobierno del estado; el programa decide seleccionar el AMG, y no sólo a esos tres, esa es la apuesta por Guadalajara es a su metrópolis".

Influyó el avance en las instituciones y los instrumentos de la metropolización, los acuerdos alcanzados entre actores de diverso origen político-partidista y de diversos sectores sociales, y la importancia de pensar la ciudad más allá de los límites municipales y las autonomías.

- ¿Qué tan típico es el caso de Guadalajara en las 100 ciudades seleccionadas?

- [...] La metropolización es una urgencia a nivel mundial por el modo como han crecido las ciudades sobre antiguos límites, borrados en la práctica; de las 17 ciudades latinoamericanas que me toca a mí acompañar, ésta puede ser un laboratorio muy importante.

- En el tema de la fragmentación política, todo un desafío, porque cambian los gobiernos municipales, estatales y federales y puede romperse alineaciones políticas.

- Exacto, por eso es importante, de la metodología que aplicamos nosotros, entender que la resiliencia [aunque demanda respuestas políticas y regulación pública] parte de que la ciudad no es propiedad de los gobiernos ni de sus autoridades; creemos que mientras no hay una actuación del ciudadano, del sector privado, de la academia, de la sociedad civil organizada, de los grupos comunitarios, con un mínimo de consenso, no se puede construir [...] por más hábil o inteligente que sea el gobernante en turno, no va a llegar muy lejos.

El enfoque de resiliencia, añadió, se hace "por encima de los sectores; un proyecto resiliente puede ser a la vez un proyecto de cultura, de medio ambiente, de seguridad ciudadana, de inclusión social, de transporte y vialidad: una biblioteca puede ser un espacio social, un espacio de inclusión, un espacio de cultura, un motor de un espacio económico, eso es un enfoque de resiliencia, en lugar de repartir tu presupuesto entre las distintas dependencias, para que cada una haga su tema; aquí sientas a todos, para pensar en algo común".

Por eso, la Fundación Rockefeller plantea "una herramienta que estamos desarrollando en 54 ciudades de 54 países distintos: diseño integral de las ciudades, que se nutre de una metodología sofisticada. Lo estamos apenas piloteando: cómo se saca un valor de lo resiliente, cómo demuestro que el haber construido ese puente, o esa biblioteca, tuvo un impacto mucho más significativo para la mejora de la vida de la gente".

- Y el gobierno como actor, no como mero facilitador y espectador.

- ...es indispensable que lo haga, el gobierno tiene la capacidad de ser el calibrador de esos intereses, de hacer conciliar eso intereses privados que son legítimos con el interés público.

- ¿El error de estos últimos 25 años de crecimiento desordenando fue esa falta de intervención estatal?

- Yo no lo diría así; más bien faltó que las ciudades pudieran imaginarse a sí mismas más allá de los periodos de gobierno, porque pudo haber algún periodo de un alcalde donde hubo un buen papel, y luego se fue, no hubo continuidad. No construyes ciudad en tres o cuatro años, sino en 30, 40 o 50 años.

Preparan nacimiento de un nuevo actor  metropolitano: la oficina de Resiliencia

Guadalajara ha comenzado ayer su trabajos para la configuración de una oficina de alto nivel que ponga los temas de la resiliencia en la mesa de la toma de las decisiones fundamentales para el desarrollo de la ciudad. Es decir, está por nacer un nuevo actor metropolitano.

Para el efecto, bajo la coordinación del director para América Latina de 100 Ciudades Resilientes, Eugene Zapata Garesché, de la secretaria de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), Magdalena Ruiz Mejía, y de los gobiernos municipales de la ciudad, se abrió el primer taller “para identificar las amenazas que la región enfrenta, así como aprender herramientas y establecer planes que permitan afrontarlas”.

En 100 Ciudades Resilientes “las ciudades miembro reciben apoyo para diseñar, implementar y gestionar soluciones proactivas que les permitan hacer frente a los desafíos generados por la urbanización, la globalización y el cambio climático, como los desastres naturales, la elevación del nivel del mar y las vulnerabilidades en la seguridad cibernética, entre otros […] el siguiente paso será nombrar en los próximos meses a un oficial o director de resiliencia, un innovador puesto dentro de la administración pública, quien se encargará de liderar los esfuerzos de resiliencia de la ciudad, además de continuar la relación con actores clave para el desarrollo de la estrategia”, explicó Zapata Garesché, en el acto inaugural, al que acudieron los presidentes municipales de Guadalajara, Tlaquepaque e Ixtlahuacán los Membrillos.

A más tardar en un año se generará un “plan holístico y accionable”, es decir, que rompa con la sectorización tradicional de la gestión pública en el territorio, y permita consolidar alianzas y financiamientos.

Guadalajara debe caminar a atender a su población más vulnerable, lo que incluye reducir la contaminación ambiental, mejorar la gestión de los recursos hídricos y los sistemas de transporte público y en general, la infraestructura. Para ello, el AMG recibirá apoyo técnico y recursos para el desarrollo y la implementación de su estrategia de resiliencia. Son cuatro tipos de apoyos: asesoría logística y financiera para el establecimiento de la oficina; apoyo técnico para el desarrollo de la estrategia; acceso a soluciones, proveedores y aliados del ámbito público y privado, así como organizaciones no gubernamentales que respalden los proyectos emanados, y finalmente, la membresía a la red global de ciudades miembro, “que les permita aprender en conjunto y compartir experiencias”

100 Resilient Cities (100RC), patrocinada por la Fundación Rockefeller, “ayuda a ciudades de todo el mundo a generar mayor resiliencia ante los desafíos sociales, económicos y físicos que son cada vez más comunes en el siglo XXI”.

La perspectiva de resiliencia “incluye no solo los impactos - terremotos, incendios, inundaciones- sino también las tensiones que debilitan la estructura de una ciudad en su día a día”, es decir, temas como violencia social, colapso ambiental y económico.