Autoridad debe ser receptiva ante marchas: Cienfuegos

La ciudadanía tiene derecho a hacer valer su voz, y en el caso de Nuevo León, se trató de una marcha pacífica y con saldo blanco, expresó.
Francisco Cienfuegos Martínez, legislador local del PRI.
Francisco Cienfuegos Martínez, legislador local del PRI. (Leonel Rocha)

Monterrey

Luego de la marcha del jueves donde miles de personas exigieron justicia por los jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa, Guerrero, el diputado local del Partido Revolucionario Institucional, Francisco Cienfuegos Martínez, exhortó a la autoridad en general a ser receptiva y respetuosa de estos movimientos ciudadanos y sus peticiones.

El legislador comentó que se trató de una marcha pacífica y con saldo blanco, donde los participantes recurrieron a su derecho de hacer valer su voz.

“Realmente ser respetuosos y ser receptivos de los reclamos de la ciudadanía, creo que fue una marcha donde se hace conciencia de hechos lamentables que pasaron en el país, esperemos que en Nuevo León nunca suceda eso, y resaltar que fue una marcha con saldo blanco.

“Yo creo que todos los ciudadanos están en su derecho de poder hacer valer su voz, de poder manifestar cuando están a favor o en contra de algo, ha habido muchas manifestaciones en el estado de Nuevo León, yo creo que es un hecho más y la autoridad debe de ser receptiva de lo que cualquier ciudadano esté manifestando”, comentó.

La tarde del jueves en el centro de Monterrey, mediante un evento con saldo blanco, entre tres mil 500 y cuatro mil personas participaron  una marcha que formó parte de una jornada nacional para exigir justicia por el caso de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Isidro Burgos”, de Ayotzinapa, Guerrero, desaparecidos en Iguala, además de miles de desaparecidos más en el país, durante el sexenio actual y el anterior de Felipe Calderón.

La marcha fue custodiada por decenas de elementos de la policía Fuerza Civil y recorrió distintas calles del centro de Monterrey, donde generaron tráfico vehicular.

Grupos y asociaciones estudiantiles y académicas, además de integrantes de la comunidad lésbico gay, entre otros, también formaron parte del contingente, aunque hubo infiltraciones de militantes de algunos partidos políticos.