Arquidiócesis aplaude medidas para beneficiar a ciclistas

El vicario José Francisco Gómez señaló que se debe fomentar una cultura vial que se enfoque en privilegiar al peatón a y quienes usan la bicicleta.

Monterrey

Para la Iglesia Católica de Monterrey es de aplaudirse que las autoridades estén tomando acciones para favorecer a los ciclistas y peatones, tras los sucesos ocurridos en días anteriores donde una deportista perdió la vida tras ser arrollada por un automovilista.

Así lo señaló el vicario de la Arquidiócesis de Monterrey, José Francisco Gómez, quien ofreció el servicio dominical en la catedral en sustitución del arzobispo Rogelio Cabrera López.

Gómez argumentó que ven con buenos ojos que se hayan hecho anuncios a modificaciones a las arterias y vialidades para beneficiar el uso de la bicicleta.

“Felicito a quienes tengan esta iniciativa; evidentemente para los ciclistas y las ciclistas no es lo mismo andar en el carril exprés, andar en Chipinque, en La Huasteca en la carretera Nacional… Para los que son atletas de alto rendimiento, esto es muy importante”, señaló Gómez en rueda de prensa.

Sin embargo, el clérigo apuntó que es importante recordar que no se trata únicamente de modificar arterias y vialidades o modificar leyes y reglamentos; existe en el estado una falta de cultura vial que complica el uso de bicicletas y pasos peatonales.

“Tenemos una cultura vial de pensar que lo más importante que hay son los automóviles, y que las calles están hechas para que éstos circulen. Y claro que sí, pero también están pensadas para que circulen ciclistas y peatones; los tres: automovilistas, ciclistas y peatones, pero los que merecen más atención son los ciclistas y peatones porque los que van en sus coches van un poquito más protegidos”, argumentó.

Lamentó que haya sucedido la tragedia de que una vida se perdiera por esta falta de cultura vial, pero más que haya sido a causa de un conductor ebrio.

Para Gómez, es urgente que se observe la situación desde un punto crítico en que hace falta una legislación adecuada y aplicar castigos para aquellos que realicen este tipo de acciones.

“Lamentablemente, ésta es sólo una muerte más de las muchas que hay”, mencionó.

Las medidas disciplinarias siempre son tardías, consideró. Y ésta no es la excepción. Consideró que siempre será mejor prevenir que estas tragedias sucedan.

“Lo mejor sería generar una cultura de respeto a peatones y ciclistas y una cultura también de mayor severidad a las personas que conduzcan en estado de ebriedad”.

Finalmente, el sacerdote mencionó que es importante recordar que se acercan las fechas electorales, por lo que pidió a los aspirantes a cargos de elección popular a que busquen primeramente el bien de la ciudadanía.