Ciclistas: “Deberían poner antialcohólicas aquí adentro”

Deportistas que acostumbran ir al parque La Huasteca comentan que es común ver automovilistas alcoholizados en la zona.

Santa Catarina

En la entrada, policías de Santa Catarina y federales observan al interior de los vehículos que ingresan al parque La Huasteca, detienen a algunos por sospecha de ir en estado de ebriedad…

Al interior, elementos a bordo de una granadera y dos vehículos de Tránsito del municipio van y vuelven en rondines interminables amonestando a los conductores que sobrepasan el límite de 30 kilómetros por hora establecidos para el parque, desde hace unos años a cargo de Parques y Vida Silvestre del Estado.

Es domingo por la mañana, las manchas de sangres sobre las piedras ya fueron cubiertas de arena y más roca, y el sitio donde este sábado un tránsito de San Pedro, en estado de ebriedad, embistió a cinco ciclistas, quitando la vida a uno de ellos es casi irreconocible.

También la vigilancia vista este domingo en el parque La Huasteca es “irreconocible” y poco común, señaló don José Isaac Hernández Quintanilla, mientras coloca su bicicleta en su camioneta tras concluir el recorrido en La Huasteca que realiza cada fin de semana, desde hace mes y medio.

“Tenemos seis semanas viniendo, y no habíamos visto tantas patrullas como hoy, desafortunadamente por lo que pasó”, explicó secundado por su familia que lo acompañaba.

“Lo que hace falta es vigilancia constante por las autoridades, ahorita que veníamos, vimos todavía personas bebiendo”, dijo.

Sin embargo, el problema también es la cultura vial de los conductores, pues en dicho lugar corredores y ciclistas tienen un carril de menos de un metro y medio de amplitud y sin ningún tipo de señalización, salvo una línea blanca continua que lo delimita, pero que no es impedimento para que sea utilizado también por automovilistas, incluso algunos dejan estacionados su vehículos en este carril exclusivo.

Asimismo los conductores que transitan por el lugar, ebrios o sobrios, son descorteses con los ciclistas y corredores.

“Hace rato vimos como un señor prácticamente le echó la camioneta encima a un ciclista”, manifestaron integrantes de la familia Montemayor, quienes acudieron este domingo a La Huasteca a realizar deporte.

Al interior de La Huasteca es común observar además anuncios hechos con cartoncillos de colores fluorescentes indicando el camino a la fiesta de “Gisela”, “Gina” o “Héctor” y nombres que cada fin de semana cambian según el cumpleañero o festejado en alguna de las decenas de quintas al interior de la zona turística.

Mario Gómez, quien desde hace años se dedica, junto a su esposa, a rentar bicicletas a los paseantes, dijo que es común ver la mañana del domingo cómo salen de estas quintas decenas de conductores en estado de ebriedad, lo que aunado a la falta de vigilancia, representa un riesgo constante para todos los que visitan La Huasteca.

“Las personas que cuidan deben hacerlo hoy, mañana y siempre, para eso se les paga a los señores… el problema también es que no sé de dónde sale tanta cerveza, tanto alcohol, porque de veras sale gente de aquí embrutecida, y al volante, que es lo más peligroso, falta seguridad…

“Hoy sí está pasando la patrulla, pero honestamente pasa bien esporádicamente, y los que estamos aquí es diariamente, para las familias, para los deportistas, el corredor, la gente que viene al alpinismo, vienen en sus camionetas, las estacionan y cruzan la calle y les pasan los ebrios rozándoles”.

Lo más desafortunado del caso es que algunos de los ciclistas manifestaron haber cambiado la carretera Nacional por La Huasteca, luego del lamentable accidente donde un conductor también ebrio embistió a un grupo de ciclistas a la altura de Santiago.

“Deberían poner antialcohólicas aquí adentro”, manifestaron algunos.