No tener certificados de sanidad genera enormes pérdidas a ganadería jalisciense

 Se requieren mil mdp para certificar todas las zonas del estado.

Puerto Vallarta

La ocurrencia de brotes aislados de brucelosis y tuberculosis ha provocado enormes pérdidas económicas a la ganadería jalisciense y para certificar sanitariamente todas las regiones del estado se requiere de una inversión de aproximadamente mil millones de pesos.

Así lo informó el presidente de la Comisión de Ganadería de la Cámara de Diputados, Salvador Barajas del Toro, en el foro regional “Perspectivas de la ganadería y repoblamiento del hato ganadero en México”, realizado en Puerto Vallarta.

“La producción de carne se ha convertido en una alternativa de ingresos para los productores con grandes expectativas. Buscamos que esta región eleve su producción a través de la repoblación del hato ganadero, a la vez de concientizarlos que para tener mayores ingresos debemos de contar con estatus sanitario que los haga accesibles a otros mercados y a la vez garantizar el consumo interno”.

Destacó que el status sanitario es prioritario para vender al mercado externo, el productor debe garantizar a la Sagarpa y a Financiera Rural que su hato cuenta con un certificado libre de brucelosis y tuberculosis. Una vez que se restablezca el hato con las cantidades de vaquillas para producir, se busca incrementar el peso a través de la engorda.

La delegación de la Sagarpa en la primera etapa de sanidad invertirá 200 millones, pero para abarcar todo el estado se requiere de al menos mil millones de pesos, agregó.

Consideró que el problema de brucelosis y tuberculosis en Jalisco es grave porque la actual administración no recibió una sola zona libre de esas enfermedades. Anteriormente se tuvieron libres de las mismas las zonas Norte y Costa Norte.

“Un becerro que aquí se está comercializando a 42 pesos (el kilo), actualmente en Chihuahua el becerro de exportación cuesta 83 pesos. Hablamos de una cantidad muy relevante que está dejando de percibir el productor, por no acreditar que los animales están sanos”.

Por su parte, el delegado de Sagarpa en Jalisco, Javier Guízar, explicó que el hecho de que el ganado no se pueda exportar es porque existen brotes, “no quiere decir que el cien por ciento del ganado que se produce en la zona tiene brucelosis o tuberculosis, pero los norteamericanos no nos autorizan si encuentran un solo brote en una región, por eso hay que ser muy disciplinados, hacer un trabajo de limpia permanente”.

Resaltó que después la zona Norte, la Costa Norte es la que menos infectada está y Los Altos presente el mayor problema. “No quiere decir que estemos comiendo carne enferma, pues hay una inspección muy rigurosa en los rastros. Pero no podemos enviar ganado a Estados Unidos porque necesitamos que toda la zona esté limpia. Con un solo caso ya no es zona libre”.