“Los niños ven a la gente grande y les entusiasma ser parte”

Los Ochoa son un grupo de matachines que pese a la adversidad, mantienen la tradición y la heredan.
El grupo durante el ensayo.
El grupo durante el ensayo. (Eugenia Gómez)

Tampico

Frente al Centro de Asistencia Infantil Comunitaria enla plaza Nuevo Amanecer, localizada en Tampico, el grupo que comparte nombre con el sector se reúne desde inicios de noviembre para ensayar la danza que ofrecerán por el día de la Virgen de Guadalupe.

El conjunto de bailarines, que está integrado por 12 personas, cuyo miembro más pequeño apenas alcanza los cinco años de edad y la más veterana llega a 38, se congrega en la imagen de ‘la Patrona de México’’.

María De La Luz Nava, mejor conocida como “doña Mary”, líder de los matachines, explicó que a pesar de que han sido olvidados por las autoridades católicas, ya que nadie acude con regularidad a ofrecer misa a la virgen del lugar desde hace más de un año, y pesea que “Los Ochoa”, fundadores de lgrupo de danza, se fueron porque buscaban integrar el proyecto con gente adulta y no con niños, ellos se mantienen firmes y unidos para dedicar sus pasos a la virgen, porque de esa forma, aseguró, ellos demuestran su amor y respeto a la ‘morenita’.

Te Recomendamos: Peregrinacion a la Virgen Morena

María Isabel Solís López, integrante del conjunto, comentó que el primero en sumarse al proyecto fue su hijo Alan, luego sus otros dos hijos y por último ella, “es algo muy familiar, a algunos los trae su abuelita a otros su mamá; todos cuentan y llegan para ver como se le baila a la virgen porque aquí todo es para ella”.

Alvaro Villa fuerte Solís de 21 años es el encargado de tocar el tambor y también quien le enseñó los pasos de danza a sus compañeros. 

“Lo hago por gusto, lo veía en la televisión y en fiestas patronales de Tampico Alto; es la virgencita que a todos nos ayuda” dijo durante la entrevista.

El joven recordó que cuando sere tomó la agrupación se planeó que fuera solamente de mujeres, “pero llegaron pequeñitos y aceptamos variedad”.

Los matachines comentaron que los empezaron a contratar de diferentes zonas para que fueran a danzar, “ya hay gente que viene a buscarnos”, y agregaron que han realizado presentaciones enTampico Alto y en colinas de San Gerardo, además de que cuando hay peregrinaciones ellos se van bailando por la calle, “todos salen de su casa para vernos, eso nos emociona mucho”, dijo entusiasmada Isabel Solís.

Con una temperatura de 12 grados y con un alto grado de humedad,y por ratos lluvia, protegidos con abrigos y chamarras, niños y adultos ensayaron el pasado viernes en el parque.

“Los menores ven a la gente más grande y les entusiasma pensar que pueden formar parte de lo que hacen los mayores” expresó doña Mary, agregando que el vestuario color rojo no ha cambiado desde que la familia pionera lo instauró, convirtiéndolo en una tradición.

La devoción que tenemos a la virgen nos mantiene, cuando oficiaban ceremonia juntábamos más de cien personas, y aunque no tengamos el apoyo de nadie, seguiremos, afirmaron durante la entrevista.

Añadiendo que desean que la tradición adoptada por su comunidad logre perdurar a través de los años.

Te Recomendamos: Fe, fundamental en el arte; Virgen en la mexicana 


IMRJ