Entra en operación el “cazatormentas”

Foro internacional en la Canaco promueve captación y uso de agua de lluvia; vehículo monitoreará precipitaciones en la ZMG
Presentaron el Instituto de Investigaciones Tecnológicas del Agua Arturo Gleason Santana
Presentaron el Instituto de Investigaciones Tecnológicas del Agua Arturo Gleason Santana (Milenio)

Guadalajara

Arturo Gleason Espíndola, investigador y profesor del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) de la UdeG, presentó ayer una nueva organización, el Instituto de Investigaciones Tecnológicas del Agua Arturo Gleason Santana (Iitaac), por medio de una conferencia internacional con expertos en gestión integral del agua. También dio banderazo al camión “cazatormentas”, cuyo objetivo es medir volúmenes y calidad de las lluvias para documentar la posibilidad de su utilización directa.

 

Las conferencias se realizaron por la tarde en uno de los salones de la Cámara de Comercio de Guadalajara; estuvieron presentes el ingeniero estadunidense Billy Kniffen, el alemán Marc Schmidt y el neerlandés Han Heijnen, todos ellos fuertemente ligados a la edificación sustentable que ya se promueve en esas zonas del mundo, quienes documentaron las amplias posibilidades de desarrollo que tienen esos esquemas en México, país con distribución desigual del recurso.

 

El instituto “pretende desarrollar proyectos de investigación que ayuden a la generación del conocimiento y a una gestión integral de los recursos hídricos del país”, dijo Gleason Espíndola; el nombre que lleva corresponde a su padre, a quien le hace un homenaje como inspirador de su carrera y de su compromiso personal con la sostenibilidad, explicó.

 

El investigador lamentó que México avance tan lentamente por el camino de la gestión integral; el agua se utiliza mal y la economía se desarrolla en lugar donde el recurso es escaso, mientras donde abunda ocasiona desastres.

 

“Los problemas de escasez serían más moderados si se aplicaran políticas para aprovechar aguas pluviales a nivel de cada vivienda y de cada desarrollo urbano, y resolvería un problema económico en muchas viviendas, además de mitigar el problema de las inundaciones. Pero al no existir ello, cada año se precipitan hasta 300 millones de metros cúbicos en el caso de nuestra ciudad y van directo al drenaje”, subrayó.

 

Aunque los diputados locales han aprobado la obligatoriedad de captar agua pluvial, lo cierto es que no hay políticas en la materia, pues se privilegian soluciones a gran escala que significan un negocio importante para constructoras y grupos empresariales con gran capacidad de lobby en las instancias de decisión.

 

Así, el camión “cazatormentas”, bautizado en honor de un hidráulico y maestro de muchas generaciones en la UdeG, “Ingeniero José Manuel Vargas Sánchez”, tiene la tarea de fortalecer la información. “El laboratorio móvil contiene un scall con sus cinco etapas que muestra su funcionamiento y capta el agua de lluvia a través de una unidad meteorológica y un kit de medición de calidad del agua para medirla en volumen y en calidad”, explicó. Consta el vehículo de “un escenario armable para conferencias, presentaciones artísticas y toda actividad que tenga que ver con la divulgación de la ciencia”.

 

Los scall son “una tecnología mediante la cual se habilitan cubiertas y áreas impermeables de las construcciones con el fin de captar el agua de lluvia, para posteriormente conducirla a lugares en donde pueda almacenarse [depósitos, cisternas] y finalmente darle un uso humano, agrícola o pecuario” (ver http://www.conama10.es/conama10/download/files/CT%202010/41008.pdf).

 

El vehículo se encargará de realizar mediciones en diversos puntos de la zona metropolitana durante lo que resta de este año, todo 2014 y parte de 2015, lo que permitirá “conocer la realidad del agua”.