A causa del cáncer, 15% de los decesos en NL

Este tipo de enfermedad afecta principalmente a los habitantes del rango de 60 años en adelante, y detrás de éste, el comprendido entre los 30 y los 59 años.
El cáncer de mama es una de las principales causas de muerte en las mujeres.
El cáncer de mama es una de las principales causas de muerte en las mujeres. (Archivo)

Monterrey

Alrededor de 15 por ciento del total de los decesos que ocurren en Nuevo León durante el año son a consecuencias del cáncer, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Datos de ese organismo revelan que en 2012, tres mil 563 murieron por algún tipo de cáncer. En dicho año, se registraron 23 mil 965 muertes de todo tipo, las relacionadas al cáncer fueron la segunda causa.

Se trata de un problema focalizado en todos los sentidos: por sexo, edad, tipo de tumor e incluso zona geográfica en la que se vive.

Las muertes recaen mayormente en los hombres, con 54.2 por ciento de los casos; las mujeres tienen el 45.8 por ciento restante. Afectan principalmente a los habitantes en el rango de 60 años en adelante, y detrás de éste, el comprendido entre los 30 y los 59 años.

No en balde las campañas se enfocan a personas de edad madura, pues la incidencia entre los cero y los 29 años es muy baja.

El municipio de Monterrey acapara casi una tercera parte de los decesos, con mil 121 muertes; seguido por Guadalupe, con 578; San Nicolás de los Garza, con 429 muertes; y Apodaca, con 222 casos.

Linares es el único municipio no conurbado que entra en la lista de incidencia mayor, apenas por encima de Juárez y Cadereyta Jiménez.

La Organización Mundial de la Salud estima que para el año 2030 casi se duplicarán la cantidad de casos existentes, al llegar a 13.1 millones, por lo que los esfuerzos se enfocan ahora a otro componente, que busca prevenir el mal entre la población.

Como cada año, este 4 de febrero se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer, en esta oportunidad con el lema “Desenmascarar los Mitos”, que busca sensibilizar a la sociedad sobre los alcances de la enfermedad, la necesidad de una detección oportuna y el impacto que tiene entre la comunidad mexicana.

Si bien la percepción generalizada es que una vez que se diagnostica el cáncer el paciente se encuentra al borde de la muerte, existen tratamientos que permiten sobrevivir y tener una vida plena.

De ahí que las autoridades insistan en la promoción de estudios periódicos para que este asesino silencioso ya no cobre tantas vidas.