Detectan 20 casos de ‘cutting’ en El Mante

Pertenecen casi en su totalidad a estudiantes de secundaria; es la práctica mediante la cual se auto lastiman a través de cortarse superficialmente en brazos y piernas.
Casos de cutting. Archivo
Casos de cutting. Archivo (Milenio Digital)

El Mante

Durante 2015, la Secretaría de Salud detectó al menos 20 casos de la práctica conocida como 'cutting', mediante la cual los adolescentes se cortan en algunas partes de su cuerpo de forma superficial, con la intención de experimentar diversas sensaciones.

Omar Solano, jefe del Centro de Adicciones en la Jurisdicción Sanitaria número 6, dijo que la búsqueda de estos casos constantemente se está realizando y se ha detectado que estos menores tienen estas prácticas, pero no tienen la más mínima intención de que se sepa, ya que no es una cuestión que realicen con el fin de llamar la atención.

Explicó que los 20 casos detectados, se dieron principalmente en escuelas secundarias, ya que es entre los 13 y los 15 años cuando este fenómeno se presenta con mayor intensidad en los adolescentes.

Señaló que es muy difícil la detección de este tipo de situaciones, dado que los menores las esconden entre sí y sólo cuando se descubre un caso, se logra detectar a más adolescentes que también incurren en esta práctica.

"En este caso detectamos a una menor en una secundaria y prácticamente fue porque ella nos dijo que había otras compañeras que también lo hacían, que pudimos realizar la detección de otros casos, de otra forma hubiéramos batallado más porque estas situaciones permanecen ocultas, el menor no tiene la más mínima intención de que se sepa", dijo.

Señaló que en la mayoría de los casos, aparece como un común denominador el hecho de que los menores viven en hogares disfuncionales, escuchan cierto tipo de música (rock pesado), se visten bajo algunas modas como los llamados emos (ropa oscura totalmente) y son además, adolescentes a los que se les dificulta socializar.

"No se trata de que etiquetemos a los menores, sino de que le digamos a los padres los signos de alarma mediante los cuales ellos pueden llegar a detectar un posible problema de ese tipo, son menores que en su comportamiento se les dificulta relacionarse, hacen dibujos alusivos a la muerte, pero tampoco tienen intenciones suicidas, es decir, se hacen estas lesiones con el objetivo de experimentar esa sensación primero de dolor y después de alivio cuando sus heridas sanan".