No procede delito que querían imputar a socios de casino

La supuesta falsificación de documentos que un magistrado les atribuyó a los dueños de la Fortuna no pudo ser acreditada.

Monterrey

Al no acreditar la falsificación de documentos por el que un magistrado les decretó hace dos semanas una segunda orden de aprehensión, el juez primero de lo Penal del Primer Distrito Judicial, Luis Andrés Moya González, dictó auto de libertad a los socios del casino La Fortuna.

Sin embargo, Pedro Arturo Cardona Calderón y Jesús Andrés González González, socios  de la casa de apuestas, actualmente encarcelados en el penal de Cadereyta, no podrán salir libres, por ahora.

Ello depende de otra resolución de Raymundo Martínez González, juez segundo de lo Penal del Primer Distrito Judicial de Nuevo León, sobre el controversial presunto delito de posesión ilegal del inmueble del que son propietarios legítimos al ser despojados por presuntos prestanombres del juez Luis Armando Jerezano Treviño, investigado por la DEA, la SEIDO y la Judicatura Federal por presunto lavado de dinero.

De hecho, el casino La Fortuna fue cateado y cerrado por la PGR, la SAT y el Ejército por presunto lavado de dinero, tres días después de que los presuntos prestanombres del juez cesado se “adueñaron” del inmueble.

“No se acreditó la existencia del cuerpo del delito de falsificación de documentos, y por ende tampoco la probable responsabilidad de Jesús Andrés González González y de Arturo Ignacio Cardona Calderón en la comisión del mismo.

“En consecuencia se decreta el auto de libertad a favor (…) por el delito de falsificación de documento”, según establece el procedimiento penal 82/2013-III  del pasado 25 de febrero del 2014, cuya copia posee MILENIO Monterrey.

El pasado 22 de febrero, MILENIO Monterrey informó que dos de los tres socios del casino, ya recluidos en el penal, fueron notificados de una segunda orden de aprehensión que les giró un magistrado por ser presuntamente responsables del delito de falsificación de documentos.

Días después, Margarita Cardona Calderón, hermana de los socios de la casa de apuestas, denunció que el magistrado de la Undécima Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia, José Eugenio Villarreal Lozano, “se sacó de la manga” un delito inventado por los presuntos prestanombres del casino para perjudicar a los socios del negocio.

 

Fallan a careo

Erick Garza Treviño, el abogado quien confirmó a la SEIDO que recibió órdenes del juez Jerezano Treviño para apoderarse del casino a través de prestanombres, y quien interpuso la denuncia hace un año por el presunto de despojo, faltó a su careo este martes.

Pese a ser el denunciante, se ausentó a la cita programada a las 10:00 ante el Juzgado Segundo de lo Penal con sede en el Topo Chico.

Desde la semana pasada se requería la presencia del abogado para carearse con los socios del casino actualmente encarcelados por la denuncia del mismo Garza Treviño, quien se hacía pasar como abogado de Recreaciones de Habilidad y Destreza, SA de CV, operadora de La Fortuna.

Los hermanos Cardona Calderón denunciaron penalmente por los delitos de secuestro y extorsión el 25 de mayo de 2012, a los señalados como prestanombres del juez Jerezano, Manuel Balderas, Antonio Orlando Balderas Martínez, Gerónimo Garza Chaib y Cuauhtémoc Antonio Ramírez Voguel.