A olvidar el paso del crimen

Tras 2 años en la colonia Nuevo México en Torreón, sus habitantes regresaron y observaron las huellas de las balas que obligaron la huida. Ahora trabajan en la rehabilitación de sus casas.

Torreón, Coahuila

Tras perderlo prácticamente todo, 200 familias regresaron este fin de semana a sus casas en la colonia Nuevo México, un sector del poniente afectado por la violencia registrada en el pasado.

Comenzaron a levantarse los cimientos de las viviendas que en 24 meses fueron destruidas por la delincuencia y el vandalismo.

Los habitantes comenzaron la rehabilitación, como parte de un proyecto que será punta de lanza por parte de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) en Coahuila.

El titular de esta área, Rodrigo Fuentes Ávila, acompañado de funcionarios del estado, formó una comisión denominada "Frente de Recolonización de la Nuevo México".

El alma de este proyecto son hombres, niños y mujeres equipados con escobas, palas, carretillas y ganas de recuperar lo que es suyo.

Hace años, este sector fue habitado por familias, las cuales huyeron por la inseguridad. En paredes y algunas ventanas, aún hay huellas de las balas que ahuyentaron a las personas.

Artesanías, viviendas hechas por sus dueños

Margarita Martínez, quien por 60 años vivió en esta colonia, aún recuerda cómo dejó su patrimonio, pero está dispuesta a recuperar su vida en su totalidad.

"Aquí lo dejamos todo, da mucha tristeza regresar y ver que solo hay escombro", señaló con lágrimas en los ojos.

Son 193 casas totalmente destruidas de 200 que hay en la Nuevo México, 21 manzanas y 156 lotes, todas ellas artesanías, hechas a mano por sus propios dueños, quienes rompieron el cerro de roca para colocar los cimientos y acarrearon casi medio kilómetro el material.

Mejor vista desde la azotea

Alondra vive a menos de 100 metros del Cristo de las Noas. Por las mañanas tenía la mejor vista, durante las noches de calor dormía junto con su familia en la azotea.

"Fuimos los albañiles, los creadores de estas casas. No nos llevamos nada, prácticamente salimos con la ropa que traíamos puesta y con los niños en la mano", manifestó.

Casas totalmente destruidas, solo quedaron fincas sin techo, sin pisos, puertas ni paredes. Hoy, el Gobierno de Coahuila lanzó una convocatoria para que estos vecinos regresen a casa.

Inversión de tres millones de pesos

Durante tres meses, deberán trabajar para recuperar su patrimonio, se ha colocado en este mismo sector un centro de atención para los afectados y aunque el costo pueda ser elevado y el esfuerzo muy grande, están dispuestos a enfrentarlo.

Rodrigo Fuentes dijo que tres millones de pesos será el costo de inversión en la colonia Nuevo México, proyecto en el que los mismos vecinos serán los encargados de colocar y utilizar los materiales que se les entreguen.

Todas las dependencias se incluyen en la recuperación de este espacio y aplicará esta misma dinámica en sectores abandonados por la inseguridad.

El proyecto comprende la colocación de un centro comunitario en una escuela primarias que desde los años 90 fue deshabilitada.



asperderlo prácticamente todo, 200 familias regresaron este fin de semana a suscasas en la colonia Nuevo México, un sector del poniente afectado  por la violencia registrada en el pasado.

 

Comenzaron alevantarse los cimientos de las viviendas que en 24 meses fueron destruidas porla delincuencia y el vandalismo.

 

Loshabitantes comenzaron la rehabilitación, como parte de un proyecto que serápunta de lanza por parte de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso).

 

El titularde esta área, Rodrigo Fuentes Ávila, acompañado de funcionarios del estado,formaron una comisión denominada "Frente de recolonización de la NuevoMéxico", el alma de este proyecto, son hombres, niños y mujeres equipadoscon escobas, palas, carretillas y ganas de recuperar lo que es suyo.

 

Hace unosaños, este sector fue habitado por familias, las cuales huyeron después por lainseguridad, en sus paredes y algunas ventanas, aún hay huellas de las balas queahuyentaron a las personas.

 

MargaritaMartínez, quien por 60 años vivió en esta colonia, aún recuerda cómo dejó supatrimonio, pero está dispuesta a recuperar su vida en su totalidad.

 

Son 193casas totalmente destruidas de 200 que hay en la Nuevo México, 21 manzanas y156 lotes, todas ellas artesanías, hechas a mano por sus propios dueños,quienes rompieron el cerro de roca para colocar los cimientos, acarrearon casimedio kilómetro el material.

Alondra, vivea menos de 100 metros del Cristo de las Noas. Por las mañanas tenía la mejorvista, durante las noches de calor dormía junto con su familia en la azotea.

 

Como otrasfamilias, aún tienen en mente el cómo salieron de sus casas dejándolo todoatrás.

 

Casastotalmente destruidas, solo quedaron fincas sin techo, sin pisos, puertas oparedes. Hoy, el Gobierno de Coahuila lanzó una convocatoria para que estosvecinos regresen a casa.

 

Durante tresmeses, estas familias deberán trabajar para recuperar su patrimonio, se hacolocado en este mismo sector un centro de atención para los afectados y aunqueel costo pueda ser elevado y el esfuerzo muy grande, están dispuestas aenfrentarlo para recuperar sus vidas.