Reforzarán la seguridad en la Casa del Migrante

El padre Pedro Pantoja, asesor de la organización, hizo referencia a dos incidentes violentos dentro del lugar, por lo que aseguró que implementarán mayores medidas de protección. 
Migrantes buscaban cruzar la frontera
Colaboradores de la Casa del Migrante han recibido amenazas de presuntos miembros del crimen organizado. (Cortesía)

Saltillo, Coahuila

Durante el 2016 recibió llamadas de extorsión, atribuida a personas que se hacen pasar por miembros de la delicuencia organizada. 

Debido a la amenaza sufrida por un colaborador de la Casa del Migrante, se reforzarán la seguridad y se promoverán los mecanismos de protección para víctimas, defensores de los derechos humanos y periodistas, informó el padre Pedro Pantoja, asesor de la institución. 

“Tuvimos una amenaza hace unas semanas, nos preocupan mucho nuestras voluntarias y nuestros voluntarios, fue una exigencia de un rescate de 10 mil dólares a un representante”, expuso.

Asimismo recordó que detectaron la presencia de una persona que se encontraba bajo la influencia de algún tipo de droga y quebrantó la seguridad y la paz que se tenía entre la comunidad.

En este sentido precisó que se están trabajando los mecanismos de protección, se hicieron las denuncias correspondientes por ambas agresiones.

“La Casa del Migrante está en convenio con las Naciones Unidas para ser sede de refugio y asilo, por lo que ya estamos recibiendo a familias que son refugiadas en México”.

Pantoja comentó que desde hace más de un mes tienen dos personas y varias familias de refugiados como parte del convenio realizado con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR).

Reconoció que hay grupos de odio hacia los migrantes, dijo en relación a dar refugio a personas que pudieran ser parte de la Mara Salvatrucha.

“Tenemos un Hindú, un Etíope y familias de Centroamérica que ya están como asilados y refugiados, es una familia entera, dos mujeres mayores y tres jovencitas, otros más que han venido”.

Estos refugiados ya tienen trabajo y adquieren el derecho de estancia en el país, después tendrán la oportunidad de adquirir la nacionalidad, sin embargo en tanto eso ocurre pueden estar en México viviendo sin temor a ser perseguidos.


rcm