“El perro es el mejor amigo del hombre, no del cartero”

Con 28 años en el Servicio Postal Mexicano, Rafael es uno más de los trabajadores de correos que tuvieron que dejar sus aspiraciones de acuerdo a sus estudios, sin embargo dice estar satisfecho y ...
l veterano cartero fue uno de los iniciadores en la correspondencia al norte de Tampico.
El veterano cartero fue uno de los iniciadores en la correspondencia al norte de Tampico. (Joaquín López)

Tampico

Ya son las 8 de la mañana en la oficina de Correos de México en Tampico, el movimiento es el cotidiano, intenso, ruidoso. Ya está en su cubículo el señor Rafael López Zúñiga, quien a sus 28 años de servicio, dice portar aún con mucho orgullo su uniforme y silbato.

"Imagínate, es para mí más que nada un orgullo, porque mi padre estuvo casi 50 años aquí trabajando, aparte es la satisfacción de ver las caras de la gente cuando nos reciben, porque están esperando la carta de algún familiar, que aunque son pocas pero todavía hay gente que aún recibe correspondencia personal".

En su andar por las colonias de Tampico dice que mucha gente cuando lo escuchan lo abordan y señalan que son pocos los que utilizan los silbatos.

"Sí somos pocos porque nosotros traemos escuela, conocimos a la vieja guardia, todos aquellos carteros viejos nos enseñaron que el silbato es un instrumento muy especial para nuestro trabajo".

La herencia de su oficio la porta en cada carta que reparte, labor que actualmente se sigue heredando a nuevas generaciones de carteros.

Sin embargo hay casos como el de Rafael donde la falta de oportunidades en el campo laboral, sobre todo para los que tienen estudios profesionales, han sido otro motivo para integrarse al servicio de la correspondencia.

"Lo que pasa es que casi la mayor parte de los que estamos trabajando casi todos tenemos estudio, alguna carrera, puedes encontrar licenciados, maestros, yo de hecho también tengo mi carrera soy ingeniero agrónomo, tuvimos nuestra oportunidad, desgraciadamente a veces no sedan las cosas y mi papá al ver que yo estaba batallando mucho pues me dijo vente al correo, además para mí ha sido un orgullo portar el uniforme".

Rafael López ingresó al servicio postal en el municipio de San Fernando Tamaulipas, plaza que tuvo por dos años y medio hasta que logró su cambio a Tampico.

"Desgraciadamente no hay muchas oportunidades, entonces tiene uno que buscarle pero francamente para mí este trabajo me ha dado muchas satisfacciones, he conocido gente de todos los niveles sociales, creo que mi trabajo ha sido bueno porque la gente cuando me ve me saluda, inclusive ya después de que salgo de mi trabajo, me ven en la calle, es satisfactorio cuando a uno lo reconocen fuera del correo".

Sonriente cuenta que tiene muchos amigos gracias a su oficio, como en la colonia Morelosrelos, en las colonias del norte, pues su generación fue de los primeros carteros en las zonas del norte, se presume como los iniciadores, fue el primer cartero de la Natividad Garza Leal, Esfuerzo Obrero y todas esas áreas, del mercado de la zona norte.

Pero así como hizo amigos también tiene enemigos, pero en este caso son unos muy particulares, dice entre risas.

"Ahora sí como se dice por ahí que el perro es el mejor amigo del hombre pero el peor enemigo del cartero, y sí nos ha tocado, no fue aquí fue en San Fernando cuando tuve una mordida de perro en la pierna, es que allá usábamos bicicletas porque estaban muy retiradas las colonias y en una ocasión iba en una calle, comenzaron a ladrar los perros, yo me iba cuidando del lado izquierdo pero nunca vi el del lado derecho, ese nunca ladró y sí, ahora sí que perro que ladra no muerde pero este no ladró y sí mordió, afortunadamente traía unas botas y no me agarró pero sí me rasgó el pantalón".

Pero el asunto en la zona sur tiene que ver más con el cuidado a su integridad, debido a los hechos de violencia, situaciones que tiene que saber controlar y de la cual no está capacitado.

"Aquí en Tampico a últimas fechas todos sabemos cómo está la situación, sí hemos sentido el hecho de que nada más de repente se agarran con las situaciones de riesgo y pues uno tiene que andarse cubriendo, tratar de buscar refugio". Pese a ello su trabajo no ha sido alterado, cuenta el veterano cartero. "No cambiamos nuestro horario, siempre ha sido desde las 8 de la mañana hasta las 4 y media de la tarde".

Dice que mínimo el cartero debe saber el 80% de la ciudad, normalmente nos aprendemos un sector, dejamos uno y nos aprendemos el otro, porque cuando estamos distribuyendo sabemos cuál es el que está en medio, sabemos que carta va, hay veces que manejamos una colonia y otra que no nos mandan de nuevo hasta dentro de 5 o 7años, entonces hay que volver a recordar un poco, es difícil que diga que me sé Tampico al 100%.

Rafael envió un saludo a todos sus compañeros en toda la república hoy en su día, "somos la familia más grande que tiene México, es el Servicio Postal"