Cártel de Jalisco reclutaba sicarios con empresa de seguridad privada

El fiscal estatal, Eduardo Almaguer, explicó que la empresa operaba bajo el nombre "SEGMEX", en los municipios de Tlaquepaque y Puerto Vallarta, desde hace aproximadamente un mes.
Meidante volantes se buscaba a los interesados
Mediante volantes se buscaba a los interesados (Cortesía)

Guadalajara

El Cártel Jalisco Nueva Generación creó una empresa de seguridad privada para reclutar a ciudadanos como vendedores de droga y sicarios, dijo el fiscal General del Estado, Eduardo Almaguer Ramírez.

En conferencia de prensa, el funcionario estatal explicó que la empresa operaba bajo el nombre "SEGMEX", en los municipios de Tlaquepaque y Puerto Vallarta, desde hace aproximadamente un mes.

La organización criminal liderada por Nemesio Oseguera, 'El Mancho', repartía en las calles volantes donde anunciaba la oferta de trabajo como escolta o de agente de seguridad privada, con un pago semanal de 3 mil pesos, pero el sueldo podía aumentar si el interesado era ex policía.

Cuando la persona ya era reclutada, la trasladaban a un predio ubicado al interior del estado, donde era capacitada en el manejo de armas de fuego durante diez días.

El fiscal dijo que el pasado fin de semana se detuvo a 13 personas relacionadas con estos hechos, en dos operativos distintos realizados en los municipios de Lagos de Moreno y San Juan de Los Lagos. Los detenidos están bajo investigación en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

Los detenidos fueron identificados como Johana Mary Hernández, ciudadana americana que vivía en el municipio de Puerto Vallarta y se encargada de reclutar a las personas; Rafael Gómez Vázquez; Héctor Lorenzo Domínguez Pérez y Lorenzo Antonio Gaytán de la Cruz.

Además de José Alfredo Gómez Molina; Orlando Nuñez Peña; Christian Alonso Hernández Amaral; Juan Miguel Robles Robles; Leonardo Jesús Domiguez; Yésica Guadalupe Rivera y Maura Joana Moreno Dávalos.

También fue rescatada una persona que estaba privada de su libertad y para liberarla el grupo criminal exigía el pago de un millón de pesos.