Nuevo presidente del TSJ se deslinda de 'despacho favorito'

Asume Carlos Arenas Bátiz como nuevo titular del Tribunal Superior de Justicia; afirma que lo único que lo liga al despacho es su amistad con Luis Santos de la Garza, quien ya no litiga.
Carlos Bátiz Arenas reconoció que la ciudadanía no tiene la mejor opinión de los juzgadores.
Carlos Bátiz Arenas reconoció que la ciudadanía no tiene la mejor opinión de los juzgadores. (Jorge López)

Monterrey

Carlos Arenas Bátiz, quien fue electo como nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia de Nuevo León, señaló no tener relación alguna con el “despacho favorito” Santos Elizondo.

En entrevista, tras tomar protesta en el cargo, el magistrado presidente afirmó que el único vínculo que sostiene es con uno de sus integrantes, con más de 93 años y que ya no es litigante activo: Luis Santos de la Garza.

Arenas Bátiz reconoció tener una amistad desde hace muchos años con el decano abogado, pero nada más.

¿Por qué se le vincula a usted con el despacho favorito?

“Con Luis Santos de la Garza tengo una amistad, yo le tengo un reconocimiento a él, es el único abogado de ese despacho con el que puedo decir que podría decir yo que tengo una amistad, con los demás no tengo ninguna amistad, y además él ya no es litigante”, respondió.

¿Con el señor Fernando Elizondo Barragán?

“Además… que yo sepa no es del despacho, bueno, no sé, el (señor) grande no, a menos que el hijo, pero no sé si sea miembro de su despacho”, indicó.

¿Cree que pudiera hacer ruido o podría influir esta amistad en su gestión como presidente del Tribunal?

“No lo creo, porque le digo, ese amigo que tengo tiene 93 años y ya no litiga, es el único amigo que tengo en ese despacho”.

Durante su discurso ante el gobernador Rodrigo Medina y el gobernador electo, Jaime Rodríguez Calderón, Arenas Bátiz afirmó que dará prioridad a la justicia donde sólo las pruebas basten y no la debilidad o la riqueza de uno o de otro ni de ningún “despacho favorito”.

“La justicia, el Poder Judicial debe ser imparcial oportuna, efectiva… una justicia imparcial y objetiva porque en una sociedad democrática donde un conflicto entre el poderoso y el débil, una vez encauzado en los tribunales debe convertirse en un juicio entre dos iguales que deberá ganar aquél que esté al lado de la ley.

“Confío en la rectitud de los juzgadores que hay en el Poder Judicial, sin embargo, también advierto que la sociedad no tiene la mejor opinión de nosotros.

En nuestro reto no sólo ser sino parecer imparciales y objetivos hasta el punto en que los justiciables se genera la confianza de que para ganar un litigio lo determinante es tener la razón legal y las pruebas suficientes, no un despacho de abogados influyente, favorito ni un abogado amigo del juez”, señaló .

Señaló que innovará en las mejores prácticas dentro del Poder Judicial.

“Me interesa por ejemplo, que la justicia sea más accesible al ciudadano, al cual se le dificulta ingresar a los juicios; hay muchos asuntos quizás pequeños que no amerita un juicio, por ejemplo, un ciudadano que le queman su traje en la tintorería, no va ir a juicio porque no vale la pena, no tiene para un abogado.

“Vamos a buscar mecanismos para que la justicia llegue a todos los conflictos de la sociedad, y eso en miras a fortalecer el estado derecho y la cultura de la legalidad en el estado, ése puede ser un proyecto interesante”, indicó.