Aumento al transporte público no llega en momento oportuno: cardenal Robles

En la celebración de la liturgia llama a feligreses a la austeridad y no caer en el consumismo de la época.
Cardenal Francisco Robles Ortega.
Cardenal Francisco Robles Ortega. (Maricarmen Rello)

Guadalajara

Para el cardenal de Guadalajara, José Francisco Robles Ortega, el pretendido aumento a la tarifa del transporte público, que se discutirá este mes afectará a una mayoría de usuarios que han visto golpeada su economía.

“A nadie nos gusta pagar más, pero creo que el momento no es el momento más oportuno para cargar sobre el bolsillo de estudiantes, de personas que tienen que ir a buscar el trabajo lejos de su hogar, tomar varios transportes, no se ve oportuno, no se ve justo… Yo creo que los encargados del transporte tienen que cuidar, con sensibilidad, buscar el momento”, refirió en entrevista.

Sin embargo, confió en que si el incremento del pasaje ya es una necesidad para los propios transportistas, éste vaya de la mano de la mejoría en la calidad del servicio.

Previamente, en la homilía que encabezó al celebrar la liturgia del segundo domingo de adviento, el cardenal de Guadalajara hizo un llamado a los feligreses a la austeridad y a no dejarse llevar por el consumismo propio de la época.

Cuestionado respecto a lo poco austero del presupuesto aprobado esta madrugada por los diputados locales para el ejercicio 2014 del gobierno de Jalisco, comentó que la austeridad es un acto de “coherencia” de los feligreses con su fe, en primer lugar; y luego los servidores públicos quieren ser coherentes de su desempeño como un servicio, los programas y todo eso tiene que ser sopesado de acuerdo al momento, a la realidad que estamos viviendo”.

Si bien, aclaró que una cosa es el Evangelio, y otra las decisiones del ejercicio de gobierno.

Por otra parte reiteró que en el caso de Jalisco no se han presentado extorsiones recientes contra sacerdotes por parte del crimen organizado, y lamentó los hechos que concluyeron esta semana con el hallazgo de 17 cuerpos humanos en una fosa clandestina en Zapopan y que se suman cadáveres localizados a los 68 de La Barca.