Cardenal ora por un México sin violencia en el Domingo de Ramos

Previo a la ceremonia religiosa, el cardenal Francisco Robles Ortega procedió a bendecir los ramos de los feligreses. 
El Cardenal, durante su homilía, pidió a los católicos recapacitar por todos los actos de violencia que se han suscitado.
El Cardenal, durante su homilía, pidió a los católicos recapacitar por todos los actos de violencia que se han suscitado. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

El Cardenal mexicano, Francisco Robles Ortega, ofició la misa por la celebración del Domingo de Ramos en la Catedral de Guadalajara, en donde hizo un llamado a la sociedad para reflexionar y renunciar a la violencia, injusticia y corrupción, para que en estos días, logremos renovarnos como humanos.

Las bancas de la Catedral parecían ser insuficientes para el cúmulo de feligreses que atiborraron la sede de la Arquidiócesis de Guadalajara. Los fieles, en su mayoría, cargaban ramos como conmemoración de la entrada triunfal de Cristo a Jerusalén -donde fue recibido con cánticos y palmas-, mismos que fueron bendecidos por el Cardenal antes de la procesión y que como tradición, los católicos deben conservar en sus casas durante todo el año como recuerdo de la victoria de Cristo.

Francisco Robles Ortega, durante su homilía pidió a los católicos recapacitar por todos los actos de violencia que se han suscitado y rezar para que haya paz y seguridad en el mundo.

“Estos actos no nos deben ser indiferentes y por ello les pido no dejemos morir a Jesús Solo, muramos con él, renunciando a todo aquello que ofende a Dios, a nuestros hermanos y a nuestra dignidad. Si nosotros renunciamos a todas las formas del mal que hay en nuestra vida y que no queremos en nuestro mundo, como la violencia, mentira, injusticia, corrupción y desorden social, estaremos sepultando con Cristo las fuerzas del mal que nos aquejan y tengamos por seguro que resucitaremos con él a una vida nueva”, indicó con emoción y optimismo el Cardenal.

Además, señaló que los ramos y palmas significan que Jalisco está con Jesús y que estamos dispuestos a combatir la violencia y el crimen. Pidió a los feligreses participar en las diferentes procesiones y clamar a Jesús en sus vidas.

“El jueves asistamos a la celebración de la Santa Eucaristía, el viernes recordemos la pasión y muerte de nuestro señor, el sábado acompañémoslo en el silencio y en la soledad del sepulcro y en las primeras horas del domingo celebremos a Jesucristo triunfante sobre la muerte y resucitado para nuestra salvación, finalizó Robles Ortega.