Proponen hacer del ex penal de Andonegui cárcel femenil

Buscan que las mujeres que han delinquido logren una verdadera readaptación social.
La Comisión de Desarrollo Económico y Turismo de Ciudad Madero indicó que infraestructura histórica como la Casa Gándara y el ex penal de Andonegui serán ofrecidos en recorridos a los visitantes durante las próximas vacaciones de Semana Santa.
Archivo. Ex penal Andonegui (Yazmín Sánchez )

Tampico

El notario público Héctor Sánchez Ponce, propone que el edificio del antiguo penal de Andonegui, sea rescatado y destinado a una cárcel para mujeres apoyada por el sector gobierno, empresas e industrias para lograr una verdadera readaptación social.

El profesionista lanza un llamado a las regidoras de los tres municipios, así como a las diputadas locales, para que se involucren en el tema con enfoque de género y se logre reducir la violencia física y psicológica que sufren las reclusas de Tamaulipas, mismas que viven en condiciones no aptas.

Indicó que la readaptación social de las personas que han delinquido es un derecho humano tutelado por el artículo 18 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y sólo se logra con el trabajo, la capacitación para el mismo, la educación y con instalaciones adecuadas, lo que permite que el sentenciado, al incorporarse nuevamente a nuestra sociedad, cumpla con la ley para que de esta manera tengamos seguridad y tranquilidad.

Dijo que lamentablemente, el gobierno federal y los estados se han preocupado más por el confinamiento de los infractores que por su readaptación social, "obviamente por la explosión demográfica que han tenido los reclusorios del país en los últimos años".

Expresó que el estado de Tamaulipas tiene la oportunidad de ser ejemplo de la readaptación social de las mujeres que han infringido la ley, convirtiendo el edificio del antiguo Penal de Andonegui de Tampico, ya rehabilitado, en un verdadero centro de readaptación para mujeres.

El lugar, agregó, podría equiparse con talleres de belleza, cómputo, electrónica, enfermería, imprenta, corte y confección de ropa y uniformes, pues dado que la zona conurbada cuenta con muchas empresas privadas, industriales y comerciales, oficinas de los tres órdenes de gobierno y empresas paraestatales, pueden absorber la producción de los bienes y servicios de las reclusas.

"Con las utilidades de dichos talleres se podría cubrir la operación de los mismos y ellas obtener ingresos, y al salir estarán capacitadas para trabajar en él o los oficios que aprendieron y con sus ingresos sostener a sus familias", planteó el entrevistado.

Mencionó que también existe espacio en el ex penal de Andonegui, en donde estaban ubicados los juzgados penales, para que en ellos se instale la delegación de Seguridad Pública, la Academia de Policía y Tránsito, así como las oficinas del director de la corporación antes mencionada.

"El acondicionamiento y reconstrucción del edificio puede ser patrocinado por los ayuntamientos de Tampico, Madero y Altamira, el gobierno del estado y la Secretaría de Gobernación", añadió.