Habrá cárcel para quien cause violencia deportiva

Las penas van de los 6 meses a los 4 años y medio de prisión, así como la prohibición legal de asistir a eventos deportivos.
José Alberto Rodríguez Calderón, diputado federal por Hidalgo.
José Alberto Rodríguez Calderón, diputado federal por Hidalgo. (Cortesía)

Pachuca

El Congreso de la Unión aprobó la iniciativa de reforma a la Ley General de Cultura Física y Deporte, en la cual se contemplan medidas de prevención, así como sanciones penales a aquellas personas que cometan el delito de violencia en el deporte.

De acuerdo con el diputado federal hidalguense, José Alberto Rodríguez Calderón, estas modificaciones a la ley, contemplan el fortalecimiento a la coordinación interinstitucional de los tres órdenes de gobierno –federal, estatal y municipal- en las tareas de Seguridad Pública, Protección Civil y demás relativas.

Además de la creación de 32 Comisiones estatales, que se encargarán de elaborar un programa anual de trabajo que contenga acciones para la prevención de la violencia en el deporte.

“Esta ley no busca criminalizar a los asistentes o aficionados a un evento deportivo, lo que pretende es erradicar las acciones de violencia y castigar a quienes atenten contra la seguridad de las personas y sus bienes, en ocasión de la celebración de un espectáculo deportivo, ya sea dentro del mismo inmueble o en sus alrededores”, dijo.

Rodríguez Calderón mencionó que el objetivo de esta reforma de ley es garantizar plenamente la integridad de los aficionados y sus familias, cuando asistan a estos eventos, “no sólo se crean medidas coercitivas sino principalmente se trata de acciones preventivas en favor de la sociedad”.

De igual modo, se  crea un nuevo delito denominado “violencia en el deporte”, cuya penalidad va desde los seis meses a los cuatro años y medio de prisión, así como la prohibición legal  de asistir a eventos deportivos.

Para los que generen o inciten violencia o introduzcan armas de fuego, explosivos o cualquier arma de fuego, se imponen penas de uno a cuatro años y medio de cárcel y de veinte a noventa días de multa, equivalente a seis mil pesos. El proyecto de ley advierte que en México con frecuencia se han documentado acontecimientos “lamentables”, en los que la rivalidad entre porras y grupos de aficionados han provocado “verdaderas batallas campales en las tribunas de los estadios y se han extendido al exterior”, produciendo enfrentamientos con las fuerzas de orden, robos, daños, secuestros de autobuses “afectando la paz y orden público”.

Esta iniciativa fue presentada por los diputados Manlio Fabio Beltrones Rivera, coordinador de la bancada Priista en San Lázaro; el hidalguense José Alberto Rodríguez Calderón; Héctor Gutiérrez de la Garza; y el mexiquense, Gerardo Liceaga Arteaga.