La mujer tiene capacidad y sensibilidad para llevar una empresa: María Teresa Kasuga

En México se observa un crecimiento de la mujer como empresaria, apuntó la directora de Intex México.

Tehuacán

Las mujeres mexicanas tienen el compromiso de prepararse y capacitarse para participar económicamente en el desarrollo del país, urge que sean dirigentes empresariales, que puedan gestar empleos, ayudar en la economía en la medida que sea necesaria para desarrollar no solo la economía del hogar sino también del país, dijo la directora de Intex en México, María Teresa kasuga Osaka.

En entrevista con medios de comunicación antes de impartir la conferencia "Retos y Oportunidades para las Mujeres Empresarias", sostuvo que la mujer tiene muchos campos dónde desarrollarse, porque a pesar de ser casada y atender a su familia y hogar, debe dedicar tiempo a la empresa y eso implica organización, esfuerzo y trabajo que realiza eficientemente.

Una mujer desde que administra su hogar, administra una empresa, dijo, "porque el hogar es una empresa en pequeño, hace compras, manufactura, ventas, esto indica que las féminas tienen una habilidad nata de ser buenas administradoras y eso trasladado a una empresa puede dar buenos resultados, no solo en la cuestión de números sino por la parte humana".

Refirió que las mujeres pueden ver más y sentir más que es lo que está pasando en las empresas, algo que no ocurre con los hombres, las primeras perciben cuando un trabajador tiene problemas o está enfermo; tienen la cualidad de ampliar la empresa como si se tratara de una gran familia.

En los últimos años se ha observado que en México hay cada vez más espacios para las mujeres en puestos de elección popular como en la función pública, en el nivel económico y en organismos internacionales, eso habla que tienen capacidad y que deben de dejar atrás el papel del hogar y aportar sobre todo valores, ejemplos y economía a una sociedad que a gritos lo requiere.

A pesar de esto, subrayó que hay muchas causas que aún atan a las mujeres como es el hecho que el esposo no quiere que dejen el trabajo de la casa, esa actitud machista que no se justifica, debe haber confianza porque si la mujer sale a trabajar está aportando para la familia.