Canjean descuento en multas si se aprueba un curso de sensibilización

Opera en el Parque Alcalde el Centro de Cultura Vial y Ambiental de GDL
Además de recibir una sesión teórica de educación vial y derechos de los usuarios de la vía pública, los participantes desarrollan varias dinámicas
Además de recibir una sesión teórica de educación vial y derechos de los usuarios de la vía pública, los participantes desarrollan varias dinámicas (Fernando Carranza)

Guadalajara

La multa más cara que puede aplicarse a un infractor a las disposiciones designadas en el programa Banquetas Libres, en Guadalajara, es de 3,440 pesos, pero hay una forma legal para acceder a un descuento: la opción consiste en asistir a un curso de cultura y sensibilización vial.

Quienes han tomado este curso consideran que debería impartirse a todos los solicitantes de la licencia de conducir, pues en tan solo unas horas los participantes son sometidos a situaciones que les hacen ver que la movilidad gira mucho más allá que en las cuatro ruedas de un automóvil.

Alrededor de 35 personas que fueron acreedoras a una infracción debido a que se estacionaron en zona exclusiva para bomberos, en doble fila, sobre la banqueta o en su defecto bloqueando rampas o espacios para personas con discapacidad, son quienes integraron una de las sesiones del Centro de Cultura Vial y Ambiental (Cecuvía), que se encuentra al interior del Parque Alcalde y desde donde se pretende dar seguimiento al proyecto de cultura vial, que ofrece un descuento de 50 por ciento en las ya mencionadas multas.

La llegada de los que aspiran a su respectivo descuento denota una actitud que se podría asemejar a la de un niño al que obligan a asistir a cursos de verano mientras todos sus compañeros disfrutan de las vacaciones; la llegada es con caras largas, algunos con lentes oscuros y poca actitud de participar en las dinámicas grupales, pero que saben que en estos tiempos 1,720 pesos – que corresponde al descuento que adquieren- no son cualquier cosa y no es fácil darse el lujo de pagarlos en una infracción.

Cada uno de los cursos y dinámicas de Cecuvía son impartidos por integrantes de organismos civiles relacionados con temas de movilidad, inclusión y otros, cuya participación resulta esencial para que, conforme los talleres siguen su curso, la actitud de los infractores comienza a cambiar y tienen la apertura de conocer un aspecto que en todos sus años de automovilistas no habían podido visibilizar.

Los cursos comienzan con datos generales, podría decirse que es ese el momento más tedioso, posteriormente continúa con la teoría de la discapacidad que incluye desde la terminología correcta, hasta cuando les tapan los ojos y los hacen ponerse en los pies de un ciego y padecer en carne propia las dificultades que representa el que un automovilista irresponsable deje su vehículo sobre la banqueta y obstruya el paso de quienes no pueden ver y deben sortear los baches y camiones a alta velocidad en medio de una ruidosa metrópoli.

La actitud de quienes acuden al curso comienza a cambiar notablemente, las caras largas se quedan atrás y comienzan las sonrisas, incluso los integrantes del grupo empiezan a relacionarse entre sí y comentan sus experiencias adquiridas con cada una de las dinámicas.

Los cursos contemplan también un espacio denominado “bici educa” que les brinda a los automovilistas la información necesaria para familiarizarse con la nueva infraestructura y señalética ciclista que existe en la ciudad y que muchos ignoran, lo cual se refleja en la generación de multas de Banquetas Libres.

Tras cuatro horas de curso, los infractores son sometidos a una evaluación, aquellos que la acreditan consiguen su descuento del 50 por ciento, de esta manera la Dirección de Movilidad de Guadalajara garantiza que no otorga la compensación a quienes solo acudieron a calentar el asiento, pero es quizá el mayor logro, el que los números ofrecen y que indican que desde enero de 2016 a la fecha poco más de 3 mil personas han acudido a estos talleres; de dicho número, tan sólo hay datos de tres personas que reincidieron en cometer alguna infracción.

Quienes acuden a los cursos coinciden en la utilidad de estos, “deberían de dar un curso así cuando sacas la licencia” comentan algunos, “quiero ver si puedo traer a mi hijo”, añade otro y en general, la perspectiva cambia, los infractores lograron darse cuenta que su auto no les da privilegio sino una responsabilidad, y en medida de que todos los automovilistas así lo entiendan, la convivencia entre peatón, ciclista o automovilista, será otra muy distinta a la que ofrece la jungla urbana hoy en día.

CLAVES

Pocos reinciden

*3 mil personas han acudido desde enero a estos cursos

*4 horas dura el curso en el Cecuvía

*3 personas, de tres mil, han reincidido, en cometer infracción en Banquetas Libres

*50% es el descuento que se obtiene si se aprueba el curso

*1,720 pesos es el descuento máximo al que se pude acceder pasando el curso

MC