CRÓNICA | POR SANDRA SOSA

“No importa la mutilación que pasé, para mí es vida”

Pese a haberse realizado un estudio, tiempo después un nuevo análisis descubrió que tenía la enfermedad.

Cada dos años Orlanda se realiza estudios de rigor.
Cada dos años Orlanda se realiza estudios de rigor. (Cortesía)

Tampico

Hacía dos años que Orlanda no se hacía los estudios de mastografía y ultrasonido, después de este tiempo el médico que la atendió tras haberle realizado una biopsia, en el 2006 le confirmó que tenía cáncer de mama a la edad de 50 años.

"Me sacudió cuando me dice el doctor que los resultados eran positivos, cuando a mí me descubren el cáncer, yo tenía dos años que había ido a hacerme un montón de estudios a la clínica de diagnóstico, tres ultrasonidos y una mamografía y me dijeron que no tenía nada, a los 2 años comencé con dolor en el brazo, me hicieron los estudios, salió positivo".

No había tiempo que perder, Orlanda Flores Martínez de inmediato con el apoyo de su familia y un matrimonio amigo, solicitaron al médico la operación urgente y que le ayudara a extirpar el tumor maligno, sin importar la mutilación pues lo más deseable para ella, en ese momento era tener vida para seguir a lado de sus hijas y su padre.

"No importa la mutilación que pasé, para mí es vida, un tumor se puede extraer... si me hubieran dicho antes de esos dos años que tenía cáncer me opero de inmediato, pero solo el de allá arriba sabe lo que hace con uno, y eso es cuestión de aceptar la voluntad de Dios aún a pesar de estar en contra de uno mismo, porque sabemos lo que Dios hará con uno, nunca me imaginé que me fuera a pasar", dijo.

De igual forma, hizo un llamado a todas las mujeres que dejan para el último momento su salud, que entiendan que para poder continuar dando lo mejor como madres, esposas e hijas, se debe tener el tiempo para realizarse todos los estudios que sean necesarios para la prevención del cáncer mamario.

Y a las mujercitas que en este momento enfrentan el doloroso tratamiento, quimioterapias y la mutilación del seno, que acepten lo que Dios tiene para cada una de ellas, "porque una mujer no sabe lo que Dios hará, pero puedo decir que el cáncer de mama ya no es sinónimo de muerte, es una enfermedad a nivel mundial que se ha estado presentando en las clases sociales bajas, pero se han iniciado las campañas gratuitas que promueven la realización de los estudios para la detección oportuna".

La noticia de que tenía cáncer cambió radicalmente la vida de Orlanda, refiere que "me sacudió, yo iba con un matrimonio amigo mío, y el doctor me dijo que tenía que operar, mi amiga me pregunta qué pasa y yo le dije sí es cáncer y me dijo no te preocupes dile al doctor, que te dé todo para operarte por fuera y así fue, era un viernes, y para el lunes ya estaba operada".

El cáncer ha sido de lo más fuerte que ha pasado, pero la fuerza y aceptación de la enfermedad así como el amor de su familia le permitieron seguir adelante, explica que cuando le diagnosticaron el cáncer le pidió al doctor que le quitara todo el seno, "en ese momento no me interesaba la estética, lo que quiero es vida y hasta hoy no he tenido problema, cada año me hago mi serie ósea, análisis que piden para ver cómo ando de triglicéridos, colesterol y el antígeno", refirió.

Residente del municipio de Altamira, se ha dedicado a trabajar y cada día que inicia lo agradece a Dios, hoy a sus 59 años disfruta de su empleo pero sobre todo dedica el mayor tiempo posible a su salud y a sus hijas que siempre han estado brindándole todo el apoyo, Orlanda es ahora una joven abuela sobreviviente del cáncer de mama.

En la actualidad, existen asociaciones y agrupaciones deportivas y altruistas que realizan una serie de actividades para recaudar fondos económicos para apoyar las campañas contra el cáncer de mama y cervicouterino.

"Pescando a tiempo el cáncer de mama", es un claro ejemplo de la labor que se realiza a favor de la salud de las mujeres, se trata de una actividad de pesca deportiva a realizarse el 7 y 8 de noviembre para recaudar fondos para la Fundación "Alianza contra el cáncer", y hacer la conciencia entre la comunidad pescadora de que el cáncer se puede prevenir.

Ricardo Valladares Courrech, responsable del evento, dijo que el año pasado se contó con la participación de 200 pescadores y se espera superar la expectativa en los próximos dos meses.

Así mismo, el 18 de octubre se efectuará el evento "Corramos juntos, venzamos el cáncer de mama", en conjunto con el gobierno estatal y municipal y en coordinación con el ICEST.