REPORTAJE | POR JORGE MALDONADO VARELA

Bacterias, alimentación y cigarro, factores del cáncer de estómago

En Torreón se registraron 27 muertes por esta enfermedad, teniendo como promedio de edad entre los 20 y 30 años en los últimos 5 años.

La especialista Karla Torres Castillo, indicó que en México el 70% de la población contiene una bacteria en el sistema digestivo pero no siempre causará un tumor maligno.

Uno de cada cinco pacientes que la erradica, la vuelve a tener.
Cada etapa clínica del cáncer tiene su mortalidad a cinco años. (Especial)

Torreón, Coahuila

Al ser el estómago el principal receptor de alimentos tanto ácidos, grasos y saturados, para luego procesarlos y realizar una digestión corporal, es importante conocer que los jugos gástricos que generan este proceso no son del todo protectores de factores que pueden resultar cancerígenos.

En la mayoría de los tipos de tumores malignos, la alimentación es una de las principales causas para desarrollarlos, sin embargo, en el caso del cáncer gástrico tiene mayor relevancia ya que los alimentos determinan directamente el estado del estómago y de órganos colindantes.

Así lo explica la especialista Karla Torres Castillo, gastroenteróloga perteneciente al Centro Oncológico del Hospital Ángeles y adscrita a la Unidad Médica de Alta especialidad número 71 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La mortandad de este tipo de cáncer representa hasta un 8.7% del total de muertes por algún otro tipo de neoplasias, según datos del Instituto Nacional de Cancerología (InCan)

“Hay dos tipos de cáncer de estómago, uno relacionado a factores genéticos y el adenocarcinoma, donde las células del estómago empiezan con cambios en las mucosas asociados a la bacteria Helicobacter Pylori, la cual se transmite vía fecal-oral ante el manejo inadecuado de higiene de la persona y de los alimentos”. 

La especialista indica que en países como México existe una gran prevalencia de la Helicobacter Pylori, entre el 60% y el 70% de la población que contiene esta bacteria en su sistema digestivo.

“Esta bacteria con presencia en la mayoría de los mexicanos puede causar enfermedades como gastritis o úlceras, pero a largo plazo puede generar cáncer gástrico o linfoma gástrico”, detalló.

Por su parte el oncólogo Jesús Edgar Díaz, asegura que la mayoría de los pacientes con cáncer gástrico tienen en su interior la H. Pylori, sin embargo, ésta no necesariamente causará algún tumor maligno.

Suma de Factores de riesgo

Además de factores genéticos y de la ingesta de la bacteria Helicobacter Pylori, se puede asegurar que el consumo excesivo de sal en los alimentos llega a duplicar las posibilidades de contraer alguna neoplasia, de igual manera en aquellos que tienen como pasatiempo consumir cigarro.

“Los alimentos preservados, la alta ingesta de sal, así como el consumo del cigarro dañan la mucosa gástrica, es decir, la capa delgada que recubre al estómago por la parte de adentro, y que aunado a la presencia de la bacteria Helicobacter Pylori que aumenta las posibilidades de tener cáncer en esa zona”, profundiza la especialista.

Añade que otros productos aumentan el riesgo por su alto contenido de nitratos y nitritos que principalmente vienen en el tabaco y las carnes rojas, sobre todo cuando esas carnes se cocinan al carbón, pues las proteínas al exponerse a altas temperaturas generan compuestos cancerígenos.

Sin embargo resalta que “para contrastar este daño en la mucosa gástrica se encuentran las frutas, verduras, que con su fibra ayudan a disminuir los riesgos de tener problemas estomacales además de servir como protector”.

Debido a los estilos de alimentación desbalanceada, el promedio de edad en personas que son detectadas con cáncer gástrico oscila entre los 40 y 65 años, en contraste, cuando hay factores genéticos como el gen de la Cadherina hay casos de jóvenes no mayores a los 30 años.

Para el oncólogo Díaz, el tratamiento por vía quirúrgica sigue siendo la mejor opción y el tratamiento pivote en los casos de cáncer gástrico, a pesar de que existe una discusión sobre si la quimioterapia aún puede ayudar para dar resultados positivos. 

Automedicación

La automedicación genera que los síntomas sean enmascarados ocultando señales de alerta por cáncer de estómago.

Omeprazol, ranitidina, antiácidos  efervescentes, salicilato de bismuto, son algunas opciones que la ciudadanía opta por tomar cuando se le presenta algún malestar estomacal, esto puede representar un recubrimiento de padecimientos que se expresan con síntomas similares a otras enfermedades de estómago.  

Los especialistas están de acuerdo al recomendar que cuando haya síntomas como reflujos y acidez continua, tratar de hacer cambios en la alimentación y si con esos cambios no hay mejoras es preferible evitar automedicarse, puesto que esta acción sólo ‘enmascara’ los síntomas que determinan una señal de un posible problema de gravedad.

Entre los principales síntomas pueden presentarse evacuaciones de color negro, vómitos con sangre, sensación de saciamiento con poca comida, dolor estomacal, náuseas, acidez y pérdida de peso.

Ante estos síntomas, recomiendan acudir con un especialista a realizar una endoscopía o análisis mediante biopsias para una detección oportuna y con mejor opción de tratamiento.

Mortandad 

Cada etapa clínica del cáncer tiene su mortalidad a cinco  años, a partir de la etapa 3 la tasa se coloca en 30% a 40%.

Según la Jurisdicción Sanitaria 06 de Torreón, hubo 27 muertes por este tipo de cáncer, teniendo como promedio de edad entre los 20 y 30 años en los últimos 5 años.

cale