Van en incremento casos de cáncer en colon y recto

Es la quinta causa de defunción por tumores malignos en México. 60% de los afectados fallece por falta de un diagnostico temprano.
Cerca de 600 mil personas fallecen al año por cáncer en el recto o en el colon
Cerca de 600 mil personas fallecen al año por cáncer en el recto o en el colon (Especial)

Guadalajara

Hay enfermedades que tienen mucha trascendencia respecto a las consecuencias de no ser diagnosticadas a tiempo. El cáncer es una de ellas, en especial cuando el padecimiento se aloja en ciertas partes del cuerpo que se consideran íntimas, como el ano o el recto. En estos casos no es raro que se retrase la visita al médico. Como resultado 60 por ciento de los afectados fallece por falta de un diagnóstico temprano.

En ello coinciden especialistas en coloproctología, la rama de la medicina que se encarga de atender enfermedades en el colon, recto y ano, entre ellas los tumores malignos en esta parte del organismo al final del aparato digestivo. En la última década los casos del también llamado cáncer colorrectal se han incrementado en razón de varios factores que incluyen la genética y la modificación de los hábitos alimenticios.

De acuerdo con Oscar Durán Ruelas, presidente del Colegio Mexicano de Especialistas en Coloproctología A.C., a nivel mundial el cáncer de colon se encuentra en tercer lugar de frecuencia de muerte por cáncer. “Se calcula a nivel mundial un millón de casos nuevos se diagnostican cada año, de las cuales aproximadamente 600 mil van a fallecer”, dijo.

En México es la quinta causa de defunción por tumores malignos, sólo precedido por el cáncer de pulmón, próstata, mama y cérvico uterino. Estadísticas del INEGI refieren que 5.4 por ciento de las defunciones por cáncer en 2010 fueron de tumores colorrectales, esto es 4 mil 032 fallecimientos; mientras que en Jalisco se registraron 370 muertes.

Luis Fermín Enciso Gómez, jefe del Servicio de Coloproctología del Hospital Civil de Guadalajara “Fray Antonio Alcalde” (HCG), refirió que, generalmente, a todo padecimiento relacionado con síntomas en el ano y recto la gente le llama ‘hemorroides’ erróneamente. En efecto las hemorroides representan una enfermedad importante pero no la más frecuente, como lo son el síndrome inflamatorio anorectal, las fístulas y los abscesos y los pólipos colorrectales, dijo.

Es precisamente la confusión del tumor maligno con hemorroides, lo que puede agravar la enfermedad. “No se dejen llevar por comerciales de televisión que ofrecen aliviar toda la sintomatología del recto con cierto tipo de medicamentos. Lo más importante es hacer un diagnóstico oportuno, certero, para evitar las consecuencias del cáncer de colon”, recomendó a su vez Durán Ruelas.

Los síntomas a los que se debe estar atento son los cambios en los hábitos de defecación, la presencia de sangre en las heces (ya sea color rojo muy vivo o muy oscuro), diarrea injustificada, estreñimiento o sensación de que el intestino no se vacía completamente; heces más delgadas de lo normal, fatiga, vómito, dolor frecuente ocasionado por gases, flatulencia, saciedad o calambres y pérdida de peso sin razón aparente.

Pese a lo contundente de este cuadro, los pacientes no acuden al médico en espera que sea un asunto menor, de alivio casero. “La gente tiene mucha pena que la examinen”, destacó Enciso Gómez. En respuesta, el jefe del Servicio de Coloproctología del HCG los confronta: “A mí no me gustaría que pusieran en mi lápida se murió por pena… porque no dio oportunidad a que lo estudiaran adecuadamente”, y recuerda que los mismo acontecía hasta hace un par de décadas con el cáncer cérvico uterino –todavía priva en algunos casos-, las mujeres no se realizaban el examen de Papanicolau.

Luis Fermín Enciso dijo que tomar medicamentos –aún prescritos- es un error gravísimo, si no se ha indagado la causa de un sangrado que ocurre durante la defecación o posterior a ésta, aunque sea insignificantes. “El 80 por ciento de los cánceres de colon, recto y ano están al alcance de un dedo: un examen proctológico elemental de lo más sencillo posible, salva de cáncer”.

El tratamiento a seguir ante la confirmación de un tumor puede ser farmacológico o quirúrgico –se retira la parte del colon afectada-  dependiendo del tipo. Sino se trata de cáncer –la mayoría de los pólipos colorrectales son benignos- podrá aliviarse de estos síntomas molestos.

Claves

COLON, RECTO Y ANO

 

Al intestino grueso se le llama colon. A las últimas 6 pulgadas se le denomina recto y conducto anal que termina en el ano (apertura del colon a la parte exterior del cuerpo)

 

El cáncer colonrrectal se presenta con mayor frecuencia en hombres de edad avanzada

 

SÍNTOMAS

Cambio en los hábitos de defecación

Sangre en las heces (ya sea color rojo muy vivo o muy oscuro)

Diarrea, estreñimiento, o sensación de que el intestino no se vacía completamente

Heces más delgadas de lo normal

Pérdida de peso sin razón aparente

Fatiga

Vómitos

Dolor frecuente ocasionado por gases, flatulencia, saciedad o calambres

 

Ante la sospecha de un cáncer debe realizarse una colonoscopia, la cual confirma el diagnóstico

 

TRATAMIENTO

Farmacológico

Cirugía para cortar el segmento del colon comprometido (puede ser por vía laparoscópica)

 

CURSO A MÉDICOS

El Tercer Congreso Internacional Conjunto de Coloproctología se celebrará del 2 al 5 de abril próximo en esta ciudad, con el aval académico de la Universidad de Guadalajara.