Cáncer cérvico uterino es mortal por fallas de detección

Combinar dos pruebas permitiría diagnosticar lesiones antes de que se conviertan en tumor maligno.
Las mujeres deben hacerse pruebas al iniciar la vida sexual
Las mujeres deben hacerse pruebas al iniciar la vida sexual (Especial)

Guadalajara

El cáncer cérvico uterino en México sigue siendo la segunda causa de muerte de mujeres por cáncer y la primera causa cuando se habla de mujeres jóvenes. Un problema lamentable pues hoy ésta es una enfermedad prevenible. "Este cáncer no debería existir", sostuvo el ginecólogo Ricardo Lúa Alvarado, presidente del Colegio de Colposcopía y Patología Genital de Occidente A.C. y director general de GineMed Guadalajara.

Sin embargo, refirió que en Latinoamérica la prevalencia es muy alta, comparada a países europeos anglosajones. Sólo en México cada año se presentan 14 mil casos nuevos y 6 mil muertes de mujeres por su causa, de acuerdo con la estadística de la Secretaría de Salud (SSa). En Europa, son menos de mil casos en el año.

"En Mexico, tenemos nueve casos de cáncer cervico uterino por cada cien mil mujeres. En Holanda solo dos por cada 100 mil mujeres, debido a los programas de detección son mucho más efectivos", resaltó.

Los casos de cáncer cérvico uterino se deben a la transmisión del virus del papiloma humano (VPH), un virus muy común que se transmite vía sexual, generalmente, y hay algunos tipos de VPH que causan cáncer. "En nuestro país 80 por ciento de los casos se presentan en mujeres de 50 años, mujeres en edad reproductiva.... La principal causa es entonces el contagio de este virus y la falta de revisión por parte de las mujeres. O bien, que las revisiones no son las adecuadas", indicó el especialista.

"La causa de que tengamos tasas tan altas en nuestro país es primero porque las mujeres no se revisan, por tabús u otras cuestiones sociales, y segundo porque los métodos de revisión poblacional no son los más adecuados", dijo.

Explicó que la herramienta más utilizada para la detección de este cáncer en México es el examen Papanicolau "y resulta que en nuestro país esta prueba tiene un margen de confianza solamente del 40 por ciento. Eso quiere decir que de cada diez mujeres con cáncer, el Papanicolau solamente detecta a cuatro".

Lúa Alvarado apuntó que en otros países esta prueba de tamizaje se utiliza, pero a la par se emplean otras técnicas que permiten aumentar la detección de lesiones en el cuello uterino. Para el médico ahí radica la clave de la prevención: en combinar dos pruebas.

"Los ginecólogos y colpocopistas podemos detectar una lesión seis años antes de que se convierta en cáncer. No debería desarrollarse porque en cáncer cérvico uterino hay un aviso previo que se llama displasia y la displasia se detecta por medio de la colposcopía y tenemos aquí esa herramienta", afirmó.

El Colegio de Colposcopía y Patología Genital de Occidente tiene una Clínica de Displasias, donde atiende a población de escasos recursos, sin costo.

Nueva técnica: InstaPap

El InstaPap es un dispositivo mexicano electrónico cuyo uso se ha extendido a China y Australia pero, otra paradoja, avanza lento en México. "Nosotros le llamamos Papanicolau electrónico. Es una lectura de las células del cuello de la matriz electrónica y nos da un resultado de forma inmediata. Tan pronto lo toma, el médico sabe si hay un problema o no lo hay, a diferencia del Papanicolau, donde hay que mandar la prueba al laboratorio y esperar un tiempo por el resultado", detalló.

De acuerdo con el entrevistado, en el medio privado una prueba de Papanicolau puede costar entre 400 y 800 pesos, dependiendo del sistema que se tome; mientras que el InstaPap oscila entre 500 y mil pesos. "No es mucho más caro, pero son tecnologías nuevas que apenas se están introduciendo y también es parte del compromiso que tenemos en México".

Lúa indicó que en Latinoamérica ya se realizó el primer estudio sobre InstaPap, el cual arrojó que la prueba tenía una confiabilidad, es decir capacidad de detectar a las enfermas, de 79 por ciento.

La recomendación del médico a las mujeres es realizarse pruebas anuales para detectar VPH y cáncer cérvico uterino a partir del inicio de la vida sexual. Idealmente deben realizarse dos pruebas (cotesting): Papanicolau con colposcopía, InstaPap con colposcopía o InstaPap con Papanicolau.

Eurogin

El Congreso Internacional Multidisciplinario Eurogin, con sede en Ámsterdam, reúne cada año a más de 3 mil especialistas para hablar de las enfermedades causadas por el Virus de Papiloma Humano (VPH). Este 2017, por primera vez en 24 años, se abrirá una plataforma para la población de habla hispana y México lleva la batuta encabezando a Argentina, Colombia y España.

Justamente el médico jalisciense Ricardo Lúa Alvarado fue asignado para coordinar las actividades de este foro científico "Puntos Clave en la prevención, detección y manejo de la patología genital en países de habla hispana". Con esto se abre la oportunidad de intercambiar información especializada en torno al cáncer cérvico uterino que, solo en México es la causa de la muerte de una mujer cada dos horas.

La edición 2017 de Eurogin se realizará del 8 al 11 de octubre en Ámsterdam.

Claves
Cáncer cervicouterino y VPH

El cáncer cervicouterino es el segundo cáncer más común entre las mujeres de todo el mundo.

Cada año se diagnostican alrededor de 528,000 casos

En México cada año se reportan 14 mil casos nuevos

Fallecen anualmente 6 mil mujeres mexicanas por este cáncer

Actualmente sólo 5% de las mexicanas se somete a la prueba de detección

El Papanicolaou ha sido la prueba estándar para detectar cáncer cervical por 70 años

La confiabilidad del Papanicolaou es baja: 40%

InstaPap es una prueba electrónica que permite realizar un análisis preciso con resultados inmediatos.

Esta prueba tiene una confiabilidad de 79%

InstaPap no necesita muestra de tejido, lo cual significa que el examen no es incómodo ni doloroso, a diferencia del Papanicolaou

Lo ideal es realizarse dos pruebas: Papanicolau con colposcopía, InstaPap con colposcopía o InstaPap con Papanicolau.

Fuente: Dr. Ricardo Alejandro Lúa Alvarado/lua@ginemedguadalaja.com

SRN