"Mi mayor logro deportivo, vencer al cáncer"

Tras concluir el tratamiento, (quimios), pensó que no volvería a correr, pero el atletismo es su vida y éste le dio la fortaleza necesaria para salir adelante, afirma Imelda Bonilla Castillo

Tampico

Imelda Bonilla Castillo, realizó con éxito el maratón más importante de su vida, el tratamiento contra el Cáncer de Colon, una carrera cansada pero que por las bondades que da la práctica del deporte pudo enfrentar con carácter para llegar a la meta y poder vencerlo.

La práctica del atletismo la inició hace 10 años, pero siempre he hecho ejercicio, comenta que de más joven iba constantemente al gimnasio, pero que hace 6 ó 7 se unió al equipo de Deportemanía donde aprendió a correr como fondista.

Kathy, como le llaman sus amigos, da testimonio de lo que el deporte le fortaleció antes y después de su tratamiento contra el mal del siglo, detalla cómo fue que descubrió la enfermedad, justo cuando se preparaba a un maratón en la ciudad de San Antonio, Texas, ruta que se desvió para hacer una nueva competencia, la lucha contra el cáncer.

"Me preparaba para competir en el Maratón de San Antonio en el año 2012, empecé a entrenar para el recorrido por varios días, de pronto sentí un dolor muy fuerte de piernas, yo pensé que era por el mismo entrenamiento, tomé una pastilla para desinflamar y el dolor no se quitó, ya le llamé a mi hermano que es oncólogo e inmediatamente me mandaron a radioterapia a Reynosa, así cambió el rumbo del maratón de San Antonio al de la vida", explica reflejando en su rostro el gusto por haber superado una prueba muy difícil, pero no imposible de lograr.

"Cuando terminé las quimios, pensé que no podría correr; para mí lo más importante en la vida es correr y el correr fue lo que me sacó adelante, la enfermedad me llegó en un momento en el que yo estaba muy fuerte y eso me ayudó. Fue una carrera muy cansada pero la terminé".

Recuerda, ha pasado un año de su rehabilitación se animó a buscar de nueva cuenta las pistas "no podía caminar, la verdad mi entrenador Arturo López, me ayudó mucho, yo no podía coordinar mis piernas, me iba para un lado, pero mi entrenador me enseño a caminar otra vez, fue paso a pasito hasta que logré correr los primeros 100 metros. Creo que si no corriera, yo estuviera ahorita en una cama".

Ahora, la atleta completamente rehabilitada, ha participado en tres competencias, la primera fue de 2.5 kilómetros en la playa, después la de Milenio en el Perimetral, donde ganó el segundo lugar de su categoría, "y así empecé a correr de nuevo, fui a Veracruz hace un mes a correr un medio maratón, luego al de Querétaro, pero hasta ahí, no es que no pueda; después de Querétaro fui a hacerme un estudio".

La vida diaria de la corredora es normal, explica que se levanta a las 6 de la mañana para prepararse e irse a entrenar "voy, vengo, manejo. Llego a correr a las 7 a la UAT, hago mi calentamiento, mi velocidad. Es un cambio de vida muy grande, hago mi vida normal, pero también tengo limitaciones, por ejemplo tengo que tomar demasiada agua porque pierdo mucho líquido, tengo que tomar 3 ó 4 litros de agua.

Kathy ha abrazado una frase desde que tomó la velocidad para encarar la mejor carrera, la de la vida "Nos vemos en la Meta". Explica que se dio gracias a un amigo que le ofreció llevarla a su casa cuando se sintió mal "le dije no te preocupes tu espérame yo voy a llegar a la meta. Es un grupo de amigos que siempre nos decíamos nos vemos en la noche, ahora para cualquier cosa así decimos nos vemos en la meta".

¿Qué consejo les da a las personas que están luchando contra el cáncer? "Que sí se puede, que depende de la actitud que tomen desde el principio, porque si estás con una actitud negativa... yo jamás pensé en morir. Creo que el ejercicio fue lo que me ayudó más a estar fuerte; la gente debe hacer ejercicio, cualquiera que sea. Es que sin duda el ejercicio es salud, se te quita la gripa, los dolores de cabeza, estas de buen humor, te da muchas cosas. Es un estilo de vida".

Llegar a la meta fue un gran logro, eso le da para continuar haciendo lo que más le gusta, correr libremente, disfrutar de la vida, mostrar que no hay mejor lucha que la que no se hace. "llegar a la meta es padrísimo y es lo que sí pude, si pude hacerlo, lo disfruto, y lo seguiré haciendo en el poco o mucho tiempo que tenga de vida", culminó.