Cortes de agua se alargan más de lo programado

Amas de casa de Reynosa tienen que adquirir garrafones de agua pufiricada para realizar sus labores cotidianas debido a las obras que se efectuan en el canal Rhode.
Durante la reparación del canal Rodhe se dota a las familias con agua mediante pipas
(Verónica Cruz)

Reynosa

Lideresas de colonias en Reynosa se enfrentan día a día a los reclamos que los habitantes de su sector hacen en torno a los cortes programados en el servicio de agua potable derivado de los trabajos de revestimiento del Canal Rodhe.

Una de las áreas mayormente afectadas por los llamados tandeos es el sector poniente, en donde los habitantes confían en que los trabajos de revestimiento terminen pronto, ya que son afectados por los cortes en el suministro del líquido que se extienden más de las 24 horas que dicen las autoridades.

"Sí batallamos con los famosos tandeos, esperemos que no dejen los trabajos a medias y ya se normalice el servicio, porque primero nos dijeron una fecha y ahora que hasta diciembre seguiremos así y pues es muy injusto estar pagando un servicio que no se cumple al 100 por ciento", comentó la señora Priscila de la colonia Bugambilias.

Por su parte, Laura González Rojas, seccional en la colonia Jarachina, dijo que si las autoridades no cumplen en el tiempo establecido para terminar las obras en el canal exigirán que por lo menos respeten los horarios establecidos.

"En un principio dijeron que en octubre se restablecía el servicio, ahora nos dicen que en diciembre y pues está muy mal porque como quiera batallamos cuando nos toca suspensión de servicio y se alarga hasta otro día", expresó.

Asimismo en el fraccionamiento Villa Florida los residentes continúan batallando al tener que estar sin el líquido hasta por 48 horas luego del día programado para la suspensión del servicio en el sector.

Amalia Durán, vecina de la mencionada colonia, asegura que al no contar con un tinaco extra en su vivienda no puede cumplir con las actividades cotidianas durante esos días por lo que ha tenido que desembolsar más dinero para poder tener agua en su domicilio.

"Pues ya estamos muy elegantes, en ocasiones tenemos que ocupar para lavar los trastes un garrafón de agua purificada, que cuesta 15 pesos, tal vez me digan que es poco, pero eso lo tengo que comprar por lo menos dos veces a la semana, más el consumo de mi garrafón para tomar, es un gasto que no debemos hacer, no es justo porque Comapa si nos trae el recibo puntual y debemos pagarla o la vienen a cortar", aseveró.

A decir de las lideresas el desabasto de agua causa irritación general a los habitantes de Reynosa, por lo que piden a las autoridades se agilice la obra por parte de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) toda vez que aseguran el pago a la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Comapa) se realiza en tiempo y forma "y se requiere que se cumpla con el servicio", señalaron.