Aseguradora cuantifica daños en el Canal 53 de la UANL

Computadoras, monitores, mobiliario y artículos de escenografía resultaron dañados por las lluvias.
Delfos Moyano, director del Centro de Comunicación y Producción Audiovisual, a cargo de dicho canal, y de la emisora 89.7 Radio UANL, muestra algunos de los objetos dañados.
Delfos Moyano, director del Centro de Comunicación y Producción Audiovisual, a cargo de dicho canal, y de la emisora 89.7 Radio UANL, muestra algunos de los objetos dañados. (Agustín Martínez)

Monterrey

Para precisar el monto de los daños que dejaron las lluvias en el Canal 53 de la UANL, personal de una compañía de seguros realizaba este lunes la respectiva valuación.

El director del Centro de Comunicación y Producción Audiovisual, a cargo de dicho canal, y de la emisora 89.7 Radio UANL, Delfos Moyano González, indicó que la corriente superó el metro de profundidad dentro de las instalaciones.

Equipo de cómputo, monitores, mobiliario y artículos de escenografía quedaron dañados a causa del agua y del lodo.

“Quedó de manifiesto la frase de que a la naturaleza nadie la gana, y el agua nos ganó. Entró una corriente bastante importante y bastante fuerte de agua. (Alcanzó) un metro… un metro y veinte”, aseveró.

Por el momento se lleva a cabo el recuento de los daños. Personal de la aseguradora que respalda a la Universidad analiza el equipo y material que se perdió.

“Los que saben de esto saben que no es fácil (cuantificar las pérdidas), porque un equipo se puede ver perfectamente bien, y luego, cuando lo destapan, resulta que los circuitos están mal.

“Entonces ahorita están nuestros técnicos revisando eso”, agregó el director de Canal 53, cuya señal se encuentra temporalmente fuera de servicio, pues se tuvo que interrumpir la transmisión desde el viernes.

Al momento del aguacero y la inundación, dijo Moyano González, estaba al aire el programa en vivo “Vertientes”, de la Facultad de Psicología.

Durante la transmisión se tuvo que suspender la pauta. La señal salió del aire cuando el nivel del agua comenzó a subir rápidamente y a arrastrar el mobiliario.