Al campo le hace falta regularización jurídica: Sagarpa

En presencia de productores y representantes de organizaciones campesinas, dijo que los objetivos son reestructurar y simplificar las leyes y reglamentos para desburocratizar.
Declaración de Carmen Dorantes Martínez (Alejandro Reyes)

Pachuca

Al campo le hace falta la regularización jurídica de la tenencia de la tierra, tecnificación, semillas, fertilizantes, maquinaria, ampliación de cadenas productivas y precios justos, sostuvo la delegada de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) en Hidalgo, Carmen Dorantes Martínez, tras la inauguración del foro estatal de consulta Reforma para la Transformación del Campo.

Indicó que el gobierno federal estableció una Comisión intersecretarial para la reforma del campo con la cual se ha delineado una ruta crítica.

“Parte fundamental son precisamente estos foros que tienen por objeto ser un espacio plural, incluyente, en el que estén y puedan ser escuchadas todas las voces, las de los gobiernos, las del sector privado, las de la academia, pero principalmente las de los productores, campesinos, ejidatarios y pequeños propietarios así como la de sus organizaciones”.

En presencia de productores y representantes de organizaciones campesinas, señaló que los objetivos de la reforma para el campo son reestructurar y simplificar las leyes y reglamentos para desburocratizar y darle mayor funcionalidad al campo; reordenar los mercados para tener un balance entre oferta y demanda y alcanzar precios justos; avanzar en una mayor disponibilidad de financiamiento especializado y desarrollo de sistemas de aseguramiento.

Además de optimizar el uso de recursos como el agua; mejorar la producción de fertilizantes y aumentar el equipamiento agroalimentario; incrementar el extensionismo en el campo; la innovación y el desarrollo tecnológico; generar mayor productividad y tener un sistema nacional de agroparques; y mantener estándares de sanidad, inocuidad y aplicar la tecnología para la mejora de semilla.

Dorantes Martínez dijo que se busca construir el cambio en dos vertientes: las políticas públicas y el conjunto normativo que regule el sector agropecuario.

“Ambas son piezas fundamentales para un campo más productivo, competitivo, sustentable y con accesos a bienes, servicios y políticas públicas con mayor democracia”.

La reforma para transformar el campo establecerá la nueva política pública agroalimentaria que permita una nueva etapa de desarrollo para el agro mexicano.

“Estamos en el umbral de hacer historia y lograr un punto exacto para dotar al campo mexicano de los recursos financieros, técnicos y humanos que necesita para detonar su transformación y desarrollo”.

Expresó que no se trata de hacer una política proteccionista o paternalista, “sino una política justa para que los campesinos sean los actores principales de los programas gubernamentales para que el campo produzca más y mejor, con seguridad y certeza y con mejores condiciones de vida”.

La delegada pidió a los asistentes al foro en no quedarse “cortos” en sus ideas y expectativas que se tienen de la reforma para el campo.

“Hoy es una gran oportunidad para los hidalguenses el poder realizar en nuestro estado este primer foro para la reforma del campo, estamos seguros que será la primordial herramienta para hacer saber lo que los productores hidalguenses necesitan”, dijo.

México sí puede aspirar a la  suficiencia alimentaria y ser una potencia en el sector “tenemos la riqueza de nuestros climas regionales, tenemos agua, la productividad de nuestra tierra y manos que la trabajan con oficio”.

Claves

Para saber

- Carmen Dorantes señaló que la postura del gobierno federal respecto al campo es: “México no puede aspirar a ser moderno y dejar atrás los rezagos sino transforma al sector agropecuario”.

- Según la delegada de la Sagarpa, en el campo viven el 22 por ciento de los mexicanos, “y el 14 por ciento se dedica a la actividad del campo”.

- Dijo que se debe ver en la tierra y en la gente, “el potencial que siempre ha tenido como motor del crecimiento y bienestar comunitario, regional y nacional”.

- En muchos países su sector primario es fuente de su soberanía alimentaria, “es garantía de bienestar para quienes viven en él y es un factor de competitividad”, sentenció.